Convertir un esnórquel en máscara sanitaria, al alcance de todos ya en la Red

El creador del invento libera su diseño, dejando claro que la responsabilidad de su uso recae en quien decida emplearlo


vilagarcía / la voz

El pasado sábado acababan de pulir el diseño, pero todavía faltaba la fase de prueba. Felizmente, también esta ha llegado de manera satisfactoria a su fin, y desde la tarde del miércoles cualquier centro médico del planeta tiene a su disposición un nuevo recurso en la lucha contra la propagación de la pandemia del coronavirus COVID-19: La máscara de protección sanitaria que el santiagués Alfredo Redondo, cardiólogo intervencionista del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, ha ideado a partir del modelo de esnórquel de buceo Easybreath de la firma de ropa y material deportivo Decathlon y una pieza de su propia invención reproducible con cualquier impresora 3D.

Redondo, que ha contado con la colaboración de su hermano Gonzalo y de un grupo de voluntarios que progresivamente se fueron sumando al desarrollo de la idea tras saber de la misma por la publicación en redes de su prototipo la semana pasada, subió en la tarde del miércoles a internet las especificidades del diseño en un archivo CAD alojado en la página web de diseños en 3D Thingiverse. Concretamente, en la dirección https://www.thingiverse.com/thing:4241176. Lo hizo «despois de realizar probas exitosas» con personal médico de su propio centro, el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, y del Hospital Infanta Leonor de Madrid. «Un desenvolvemento rápido baseado nos excelentes comentarios e o apoio excepcional do doutor Manuel Pérez-España -traumatólogo en el hospital madrileño- e de Decathlon España», explica, derivó en el último paso que completaba la razón de ser de la iniciativa de Alfredo Redondo: «Subir o deseño da máscara de protección sanitaria á rede para que calquera a poida descargar, e tirar dela libremente». Un gesto altruista con escasa pero importante letra pequeña, que su promotor advierte se tenga siempre en cuenta antes de proceder a usar su invento a partir de la impresión en 3D de la pieza con la que consiguió acoplar al esnórquel de buceo un par de filtros de aire para la protección integral de la cara del personal sanitario que trabaje con infectados o potenciales portadores del COVID-19: «Teñan en conta que este é un prototipo de EPP -Elemento de Protección Persoal- non certificado, así que úseno baixo o seu propio risco».

Carente de certificación

Llegados a este punto, y tras haber hecho posible que los centros médicos del planeta cuenten con un nuevo recurso alternativo a la grave falta de disponibilidad de EPPs y EPIs -Equipos de Protección Individual-, el galeno gallego entiende que ha completado su aportación personal y altruista al I+D+I contra la pandemia que ha paralizado el mundo: «Agora deben tomar o testemuño os centros de impresión que entendan que poidan facer as máscaras baixo uns criterios de calidade que eles mesmos deben fixar, e que os profesionais sanitarios as usen baixo a súa responsabilidade».

El valor del modelo de esnórquel de Decathlon contra el COVID-19 llevó el mismo miércoles a la multinacional a anunciar en su web en España que «hemos bloqueado la venta de este producto porque donamos todas las cantidades disponibles a los hospitales para ayudar en esta crisis sanitaria». Tanto es así, que ayer los dos hospitales implicados en los test de desarrollo del invento de Redondo disponían ya de un centenar de unidades de la máscara de protección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

Convertir un esnórquel en máscara sanitaria, al alcance de todos ya en la Red