«Es muy duro ver la soledad de las familias en los velatorios»

Los profesionales del sector funerario reclaman material sanitario para realizar su trabajo durante la pandemia

José Manuel Golpe en el tanatorio de Abegondo. «Antes hacíamos una limpieza después de cada servicio y desinfectábamos una vez a la semana —dice—; pero ahora la limpieza en profundidad y la desinfección es después de cada velatorio»
José Manuel Golpe en el tanatorio de Abegondo. «Antes hacíamos una limpieza después de cada servicio y desinfectábamos una vez a la semana —dice—; pero ahora la limpieza en profundidad y la desinfección es después de cada velatorio»

A Coruña / LA Voz

Si algún gremio ha visto de todo, ese es el del sector funerario. Quizá por eso sus profesionales nunca imaginaron que lo que más les impactaría fuera el silencio y la soledad en los servicios de la última semana. Las restricciones del estado de alarman han vaciado los tanatorios, donde los familiares de los últimos fallecidos no pueden recibir consuelo. Menos aún un abrazo reparador o un beso de ánimo, todas vías sospechosas de infección. «Es muy duro, lo que estamos viendo con los familiares es terrible», señala José Manuel Golpe, responsable del tanatorio de Abegondo. Él vivió en primera persona la reacción social ante los decesos. «Tres días antes del estado de alarma este tanatorio estaba lleno por la muerte de una persona joven», recuerda Golpe. Pero el lunes pasado, a José Manuel -recordemos, uno de esos hombres que por su profesión ha visto de todo-, se le partió el alma al ver cómo los padres del último difunto, que perdían a su segundo hijo, apenas tenían manos con las que compartir su tristeza. Se llamaba José Manuel Moar García, tenía 43 años, y fue despedido por infinidad de amigos repartidos en tres esquelas. Pero apenas nadie acudió al velatorio por la prohibición de salir de casa. Esta semana, el dueño de la funeraria se ha apoyado en las redes sociales para hacer uso del servicio Vivo Recuerdo, donde los amigos y la familia pueden subir fotos y mensajes de condolencia «y así poder entregarle a la familia un álbum con las fotos y pésames recibidos». Es una manera de romper el ensordecedor silencio vivido esa dura jornada en el tanatorio y en el cementerio.

Material de protección

Pero la crisis del coronavirus ha planteado otra batalla para el sector fúnebre. Los profesionales han reclamado ser considerados personal sanitario ya que son los que tratan cadáveres infectados por el COVID-19. El Gobierno se lo ha reconocido, pero ello no ha ido paralelo al envío de EPIS. «En nuestro caso tenemos material, trajes, mascarillas, guantes… pero nos durarán poco tiempo, ahora las repartimos entre nuestros clientes», indica José Manuel Golpe. «Pronto podemos estar en un estado de indefensión, nuestro estocaje es limitado y los proveedores no nos lo venden». De hecho, en los últimos días las funerarias han recibido una orden de informar sobre la cantidad de protectores sanitarios de que disponen.

José Manuel Golpe, con el equipo de protección que reclama para todos los profesionales del sector funerario, una vez que acaban de ser reconocidos como personal sanitario
José Manuel Golpe, con el equipo de protección que reclama para todos los profesionales del sector funerario, una vez que acaban de ser reconocidos como personal sanitario

La Federación Galega de Servizos Funerarios, junto con la Asociación Galega de Empresas de Servizos Funerarios, han remitido una circular a todos los tanatorios de la comunidad «atendendo ás recomendacións da Consellería de Sanidade». Su mensaje no puede ser más directo: usar el teléfono o el correo electrónico para las muestras de condolencia. En caso de que sean presenciales, «o máis breves posibles, evitando o contacto físico», y siempre empleando desinfectantes. A las salas de los velatorios podrán acceder de forma simultánea un máximo de 10 personas.

En Castilla y León han prohibido los velatorios en cualquier circunstancia, sea la muerte originada o no por coronavirus. «Se isto segue medrando supoñemos que aquí acabarán facendo o mesmo en Galicia», señala José Buyo, de la funeraria Mariano de Betanzos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Es muy duro ver la soledad de las familias en los velatorios»