Julio Prol: «Es la oportunidad para reforzarnos y ganar confianza en nosotros mismos»

El psicólogo propone «planificar tareas para ocupar el día y no caer en el aburrimiento»


santiago / la voz

No hay recetas mágicas para superar con éxito los días de confinamiento a los que estamos sometidos para evitar el contagio masivo de coronavirus. Sin embargo, el psicólogo Julio Prol recomienda «intentar controlar la situación, porque aunque es impuesta, se presenta como una oportunidad para salir reforzados y ganar confianza en nosotros mismos». Uno de los pensamientos comunes a todas las personas es que «el temor no es la enfermedad en sí, sino al riesgo de contagiar a nuestras familias, y especialmente a los más vulnerables». Esta idea debería ser utilizada como herramienta para «llevar mejor el encierro; pensar en positivo, saber que nos ayudamos a nosotros pero también a nuestro entorno, ayuda».

El principal enemigo del confinamiento es el aburrimiento, pero también puede ser combatido con unas propuestas sencillas. «Organizar el tiempo para ocupar las horas, y mantener la rutina, aunque no sea con total exactitud, es importante. Nos permite tener control sobre nosotros mismos», explica Prol. Algo positivo de este confinamiento es que «los horarios nos vienen impuestos por la vida acelerada y rápida que llevábamos a diario, ahora tenemos la oportunidad de coger las riendas y poner nuestras normas y nuestros horarios y tareas».

La recomendación de coger el libro que no leímos por falta de tiempo o la de ordenar los armarios son algunos de los consejos que corren por las redes sociales estos días, y Prol considera que pueden ser opciones, y propone otras como «pararse un momento para conversar con calma, escuchar a la familia y proponer tareas juntos. De esta situación podemos salir con más confianza en nosotros mismos, al conseguir que la situación no nos domine a nosotros».

Estos últimos días, los pacientes de Julio Prol con niños le preguntan qué hacer con ellos durante tantas horas encerrados en casa, y solo les puede proponer «paciencia y creatividad; los niños funcionan con otros criterios». La clave para quienes están trabajando en casa con niños pequeños es la de proponerles tareas, e intentar que «comprendan que tienen que ayudar y colaborar». Pero, si creen que lo peor es compartir el confinamiento con niños pequeños, imaginen la situación con adolescentes. En este caso, los «choques serán más frecuentes. Seguramente no tengan ninguna intención de levantarse de la cama o de hacer las tareas básicas». Ante esta situación, «altas dosis de paciencia, y reconocer que necesitan sus momentos de soledad para hablar con sus amigos, pero es necesario insistirles en que respeten hábitos. Es momento de hablar».

Los mayores que viven solos son, en opinión de Julio Prol, uno de los grupos de la población más vulnerables emocionalmente. «Su ansiedad se acelera y la soledad les genera mucha preocupación», por eso el mejor consejo es la llamada telefónica, para «que sientan que no están solos y que esta situación es temporal. Proponerles comidas todos juntos cuando todo pase es una manera de levantarles el ánimo». Cuando el mayor convive con la familia, «extremar el cuidado es fundamental, porque demostrará el apoyo». Lo ideal sería evitarles los «mensajes negativos y reforzar los positivos. El número de los que se curan es una inyección de moral».

La crisis del coronavirus viene a «demostrarnos lo vulnerables que somos, pero también que no somos tan individualistas como la vida acelerada que llevamos se empeñaba en demostrarnos. Saldremos reforzados y con más herramientas para enfrentarlos al futuro. Todo pasará. Ahora toca cargarse de energía para afrontar el futuro con más ganas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Julio Prol: «Es la oportunidad para reforzarnos y ganar confianza en nosotros mismos»