Santiago Troitiño: «Es una situación de una complejidad absoluta de la que todos aprenderemos»

El coodinador de Seguridad del Concello de Ferrol organiza la labor de unos doscientos efectivos de los distintos grupos de intervención


Ferrol

Cuando el pasado domingo varios vehículos de emergencia hicieron sonar las sirenas y destellar sus luces frente a la ventana de su casa, solo algunos entendieron la trascendencia del gesto. Era el reconocimiento de los doscientos efectivos de los grupos de intervención municipales, por su esfuerzo diario en la batalla contra el coronavirus. «Fue muy emotivo», agradece Santiago Troitiño Guerrero (Ferrol, 1962), coordinador de Seguridad del Concello de Ferrol. Pero «tenía que ser al revés», refuta. «Tenía que ir yo con mi coche y las sirenas agradeciendo a todos ellos la labor, porque es tremenda», reconoce. Tras siete años en el cargo y más de tres décadas como bombero, se enfrenta a la peor de las crisis. Pero, sostiene, volveremos a sonreír. ¿Cuándo? «Pronto».

-¿Cómo se está organizando todo el dispositivo?

-Tenemos varios frentes. Por un lado están las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Policía Local, nacional, y una sección de Infantería de Marina, que vigila que se cumplan las obligaciones que el real decreto establece. Ferrol tiene desplegados todos sus efectivos, está operativo todo el mundo. Se han suspendido los permisos, vacaciones y similares y está todo el mundo trabajando al cien por cien. Y por otro, la agrupación de voluntarios de Protección Civil, que son los que están realizando los servicios de Benestar Social. En el antiguo Hospicio se almacena el material donado, y lo estamos repartiendo.

-¿Cuenta el personal de seguridad con el material necesario?

-Tenemos material también para ellos, pero cuanto más tengamos más se utilizará. Lo estamos cuidando como oro en paño, pero mascarillas y guantes no dejan de ser material desechable.

-¿Cómo es una jornada laboral?

-Tenemos una reunión de seguridad a primera hora de la mañana, donde se habla de las incidencias del día anterior, los objetivos del día y cómo organizamos las entregas. El programa Se ti non podes imos nós abre la recepción de llamadas y en colaboración con los Servicios Sociales empezamos a atender a la gente que no puede hacer las compras, y se las llevamos a casa, tanto comida como medicamentos. La programación es complicada porque se van dando casos día a día. Y desde el jueves [por hoy] vamos a repartir las bolsas de alimentos de la Cocina Económica en la plaza de España. Vamos a colocar una carpa grande y a determinar quién hace la entrega, porque a la Policía Local y a los bomberos los queremos proteger a toda costa. Sería una catástrofe que uno enfermera y enfermara todo el turno, por eso preferimos que sean otros.

-¿Qué es lo más difícil?

-Los que realmente se están dejando la piel, los verdaderos héroes, son los sanitarios y la gente que trabaja día a día con los más desfavorecidos. También los que trabajan con mayores en residencias o en su casa o con personas con discapacidad. Nosotros es más dificultad técnica, de cosas que hacer, tenemos trabajo de primera a última hora. Pero con la gente que tenemos lo vamos solventando. En esta alerta la dificultad es otra, la de los cuerpos y seguridad del Estado de que se cumplan las normas.

-¿Hay conciencia de la gravedad de esta situación?

-Yo creo que sí. Hay conciencia de la gente en general de cumplir esta especie de toque de queda. Y mucho altruismo, gente que llama porque quieren ser voluntarios, para lo que sea. Si fuese en otra situación, los aceptas de forma inmediata, pero en esta no quieres exponer a nadie.

-¿Qué cree que se aprenderá?

-Esta crisis es única y de una complejidad absoluta, de la que todos aprenderemos. Lo principal, que tenemos que estar preparados para afrontar una situación de estas características. Pensamos que sobre las emergencias estaba todo escrito, pero ¡qué va! De esta crisis debemos sacar conocimiento técnico y científico. La formación académica es el eje principal de los grupos de intervención en emergencias.

«La gente está volcada y eso nos anima a dedicarle las horas que haga falta»

-Van más de un centenar de multas estos días por saltarse las restricciones... ¿ Es una cifra aceptable?

-Yo creo que sí. Creo que nuestra ciudad está respondiendo, que la gente está concienciada y se está quedando en casa. Les pedimos por favor que lo hagan más porque van a venir más días y va a ser largo.

-¿Cómo pueden ayudar los ferrolanos en este momento?

-Las empresas, clínicas y establecimientos que tengan material sanitario homologado que nos sirva que se pongan en contacto con nosotros y se lo vamos a recoger. Y los particulares, que se queden en casa. Y si detectan en su bloque de vecinos gente con necesidades, que nos llamen.

-La carga de trabajo, y la psicológica, les pasará factura a los efectivos...

-Tenemos que estar pendientes de mil temas, es un trabajo que te va agotando. Y psicológicamente a nosotros nos están afectando mucho los temas familiares: que te llame gente que te dice que no tiene para comer, porque no tiene dinero. Lo está resolviendo Servicios Sociales, pero te llega y te va minando un poco. Pero están funcionando de manera excepcional asociaciones como Cáritas, el Banco de Alimentos, la Cocina Económica, el refugio Pardo de Atín... me quedo sorprendido del altruismo y la colaboración. Y asociaciones de costureras que quieren hacer mascarillas... La gente está volcada y eso nos anima a dedicarle las horas que haga falta. El miedo que tenemos es que esta situación de necesidad vaya a peor. Me da miedo familias que puedan estar al día y que ahora se puedan ver que necesiten ayuda para poder comer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Santiago Troitiño: «Es una situación de una complejidad absoluta de la que todos aprenderemos»