Ellos fabrican material de protección desde casa

En distintos puntos de la provincia se están llevando a cabo iniciativas para fabricar protectores

;
Veciños de Cortegada confeccionan mascariñas nas casas para repartir entre os veciños Veciños de Cortegada confeccionan mascariñas nas casas para repartir entre os veciños

Ourense

Telmo López es uno de los voluntarios que desde el sábado utilizan su impresora 3D para producir pantallas de protección. Se trata de una iniciativa puesta en marcha por La Molinera y que cuenta con el apoyo del Concello de Ourense, en el que actualmente están colaborando una veintena de personas. «Todos estamos vinculados con el centro de conocimiento ourensano -en su caso, da clases de impresión 3D allí- y tenemos nuestras propias impresoras en casa», afirma Telmo. Entre todos están consiguiendo producir una media de 100 viseras protectoras al día.

Telmo López, junto a su impresora 3D.
Telmo López, junto a su impresora 3D.

«Nosotros imprimimos la parte superior, la cinta que se pone en la cabeza, y eso se une a la pantalla, que es una pieza de PVC de encuadernar», explica. Una de las ventajas que tiene este tipo de protección es que es reutilizable, ya que puede ser lavada con lejía o con jabón. «Poco a poco, vamos mejorando la efectividad, también porque nos están cediendo mucho material», añade. Miembros de Protección Civil se encargan de distribuirlas tanto en el CHUO como a distintos colectivos de riesgo o personas cuya profesión les hace estar expuestos. «Estamos intentando llegar a toda la población que esté de cara al público y mientras tengamos fuerza y material, no vamos a parar de imprimir», finaliza Telmo.

Teresa ha cedido su tienda de ropa como sede para recibir, lavar y distribuir las mascarillas.
Teresa ha cedido su tienda de ropa como sede para recibir, lavar y distribuir las mascarillas.

Los comerciantes en Cortegada

La Asociación de Comerciantes de Cortegada también ha querido proteger a sus vecinos y lo está haciendo mediante la producción de mascarillas caseras. «Lo hemos conseguido gracias a la ayuda de una docena de mujeres que las están cosiendo a máquina desde sus casas», explica Fátima Moreira, presidenta de la asociación. La tienda de ropa de Teresa Álvarez se ha convertido desde hace unos días en el centro de mando de esta iniciativa. «Allí recibimos las mascarillas, las lavamos y luego la llevamos a los puntos de venta de alimentación», dice Fátima. Su intención es que todos los vecinos de Cortegada tengan una mascarilla. Son reutilizables ya que se pueden lavar y según la producción actual, rozando el centenar de ellas por día, creen que serán capaces de conseguirlo.

Carmen Jiménez, mientras realiza mascarillas desde su casa.
Carmen Jiménez, mientras realiza mascarillas desde su casa.

Con manteles en Celanova

«Mi marido tiene un restaurante y teníamos rollos enormes de manteles de cambrel, que es un tejido en el que resbala el agua y con el que se realiza la ropa de hospital. Así nos dimos cuenta de que podíamos producir mascarillas protectoras», dice Carmen Jiménez. Ella sabe coser porque su madre era modista y de la forma que cuenta puso en marcha una iniciativa para realizar mascarillas en Celanova. Las merceras cedieron la goma y la Guardia Civil se encarga de repartirlas a los vecinos que las soliciten. «Somos cinco cosiendo y llevamos unas 400 hechas», admite. «Esto es solo un granito de arena pero vamos a hacer todas las que nos sea posible con el material que tenemos», finaliza Carmen. Les queda trabajo para varios días, pues el Concello acaba de conseguir una partida de tela para que puedan seguir confeccionando.

Cristina Fernández, con una de las mascarillas que ha cosido
Cristina Fernández, con una de las mascarillas que ha cosido

La solidaridad en Viana

Una amiga que trabaja en una residencia de mayores le comentó a Cristina Fernández que estaba desesperada. Llevaba días reutilizando una mascarilla de usar y tirar. Así que Cristina cogió sábanas de algodón viejas y comenzó a coser. Le venía bien para estar ocupada en estos días de encierro en casa, y al mismo tiempo echaba una mano a los que tienen que trabajar cuidando de otros, o de cara al público. Y se corrió la voz, así que cada vez le pedían más. Al mismo tiempo, también se fueron sumando voluntarios a su idea. Junto a Minda, Pura, Yoli, Chuchi, Marián y María han cosido más de 200 mascarillas, con material que les han ido donando. Ayer se les unió Margarita. ¡Y siguen!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ellos fabrican material de protección desde casa