«Eu non me quedo na casa, vou á praia»

Un vecino de Mesón do Vento desafía la orden de confinamiento por coronavirus:  «Vou e punto. Vou poñer o bañador e tirarme na area»


La prórroga del estado de alarma se llevó ayer al Congreso de los Diputados. Fue una jornada soleada en Galicia. Un cielo azul y despejado que la gran mayoría observó desde sus casas. Aunque todavía hay quién alardea de saltarse las estrictas restricciones de movilidad a objeto de minimizar el impacto del coronavirus. Un vecino de Mesón do Vento (Ordes, A Coruña) retó ayer, a través de redes sociales, a quien pudiese impedir su descanso laboral en una tarde de playa, arena y sol: «Quería decirvos a todos o que vou facer esta tarde. Hoxe é mércores, 25 de marzo, e estou indo pola autopista porque vou á praia. Fai [sic] un día de puta de madre, marca aquí 20 grados de temperatura e vou pa praia. Xa sei que hai moita xente que se pon: ‘non, non se pode sair, quédate na casa polo coronavirus, non sei que, non sei canto...’ pois non, eu non me quedo en casa. Eu vou pa praia cun par de huevos».

Y en su derroche de alegatos, mientras conducía, espeta: «E vou pa praia polo siguiente [sic] motivo: Son camionero e teño que andar por toda España adiante con toda a puta mierda que hai. Non temos un sitio donde comer, nin donde mexar, nin donde ducharnos. Daquela, hoxe, que estou libre, vou pa praia. A ver que ten os santos huevos de dicirme a min que non podo. Vou e punto. Vou poñer o bañador, tírome na area, tomo o sol e cando veña de volta… porque non hai ningún bar aberto, que se non paraba a tomar unhas cervezas. E punto».

Luego repasa las actividades de transportistas, policías o médicos, para concluir que todos ellos salen a desempeñar sus funciones durante su horario laboral, pero que en su tiempo libre deben cumplir el confinamiento: «Cando tes tempo libre hai coronavirus, pero se non tes tempo libre, hai que traballar. Así que para min non hai coronavirus nunca».

Este mediodía, el autor del vídeo publicó otro en el que asegura que sus palabras iban dirigidas a reclamar mejoras laborales para el colectivo de transportistas: «Estou reclamando que se vexa realmente o que estamos facendo. Son o primeiro en estar orgulloso de levar alimentos a todos os lados, pero teñen que facilitarnos todas as medidas posibles». «Certa xente non entendeu o vídeo», y recalca que su primera grabación trataba de ser irónica para llamar la atención en redes sociales.

Sanciones 

Para sancionar estos comportamientos, los cuerpos de seguridad pueden recurrir al artículo 36.6 de la Ley de Seguridad Ciudadana, que regula las infracciones graves, con multas de entre 601 y 30.000 euros, y en su punto sexto contempla sanciones por: «La desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación».

El Código Penal también fija en su artículo 556 penas de prisión de tres meses a un año o de seis a 18 meses de multa a los que «se resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad».

El citado artículo del Código Penal remite igualmente al artículo 550, que regula el delito de atentados contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, y de la resistencia y desobediencia.

Una abuela navarra se salta el confinamiento ejerciendo de camello: «Estoy guardándole el speed a mi nieta»

Iago García
Captura de la denuncia a la abuela de 80 años, que justificó su presencia en calle durante el estado de alarma señalando a los agentes que estaba «guardándole el speed a su nieta». Tras serle incautada la droga les mostró los genitales: «Toma... mira aquí también si quieres», puede leerse en la parte inferior izquierda de la imagen
Captura de la denuncia a la abuela de 80 años, que justificó su presencia en calle durante el estado de alarma señalando a los agentes que estaba «guardándole el speed a su nieta». Tras serle incautada la droga les mostró los genitales: «Toma... mira aquí también si quieres», puede leerse en la parte inferior izquierda de la imagen

La mujer, de 80 años, se encaró a los agentes de la Policía Foral de Navarra, a quien les enseñó los genitales tras ser sancionada por incumplir el estado de alarma: «Toma, mira aquí también si quieres»

Si no fuera porque un tuit colgado esta mañana por la Policía Foral de Navarra acredita los hechos, sería increíble pensar que alguien pudo saltarse el confinamiento de esta manera. Una anciana de 80 años fue sorprendida fuera de casa en la localidad de Villafranca por los agentes que vigilaban el cumplimiento del estado de alarma decretado en nuestro país por el coronavirus. La mujer no solo no pudo justificar su presencia en la calle (solo se puede salir de casa para trabajar, comprar productos de primera necesidad o pasear al perro cerca de tu domicilio), si no que terminó encarándose a los policías. «Estoy aquí guardándole el speed a mi nieta», señaló a las fuerzas de seguridad al ser preguntada por sus motivos para no estar confinada en su domicilio. Sería la primera de las ilegalidades de esta abuela, pero no la única cometida en la tarde de este martes. El acta de denuncia, subida al canal de Twitter de la Policía Foral de Navarra ha suscitado multitud de comentarios:   

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

«Eu non me quedo na casa, vou á praia»