El confinamiento de la población es esencial, pero no será suficiente

Los expertos advierten que, si no se llevan a cabo acciones adicionales, existe el riesgo de que surja un nuevo brote de la epidemia


redacción / la voz

El confinamiento completo de la población ante  una epidemia como el COVID-19 es una estrategia necesaria, pero no suficiente. Requiere la adopción de medidas activas después para maximizar su eficacia, como la realización de pruebas de diagnóstico a gran escala, el aislamiento de personas con síntomas y la identificación de sus contactos. Esa es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), la Universidad de Zaragoza, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y la italiana Fundación ISI.

Los expertos advierten que, si no se llevan a cabo acciones adicionales, existe el riesgo de que surja un nuevo brote de la epidemia. «Utilizando matrices de contacto a este nivel de detalle podemos saber el efecto de estrategias como cerrar escuelas, trabajos o incluso restaurantes u otros sitios no esenciales», explica el profesor del Departamento de Matemáticas de la UC3M y coautor del estudio Esteban Moro, actualmente profesor visitante en el Media Lab del MIT. 

Simulaciones

«Ante la necesidad de adoptar medidas para contener y erradicar la enfermedad, hemos simulado la evolución de la epidemia en una población real, en este caso del área de Boston, y nuestros modelos nos indican que, en casi todos los escenarios, una nueva ola de infecciones es muy probable. La conclusión fundamental es que se deben combinar políticas de contención pasivas con otras más agresivas», señala Yamir Moreno, físico teórico de la Universidad de Zaragoza y coautor del estudio.

Para realizar esta investigación, el equipo utilizó datos de movilidad real de usuarios de teléfonos móviles en Estados Unidos. Además, analizaron datos del censo del área de Boston para construir una red de ubicación conjunta en tres capas -comunidad, escuelas y hogares- y han empleado un modelo matemático para la modelización de la propagación de epidemias. «También trabajamos con datos actualizados de movilidad en la ciudad de Nueva York, que en este momento es el foco principal de la epidemia en EE.UU.», señala Esteban Moro.

China aisló a menos de un 10 % de su población en su momento más crítico con el coronavirus

María Puerto
Personal médico atiende a pacientes enfermos de coronavirus en un hospital de Wuhan, el pasado 6 de febrero
Personal médico atiende a pacientes enfermos de coronavirus en un hospital de Wuhan, el pasado 6 de febrero

Las medidas extremas afectaron solo a algo más de 60 millones de personas en dos provincias

Esta semana China ha vivido la noticia que esperaba desde hace dos largos meses y que ahora Europa sueña también con poder celebrar en el futuro: la constatación de que no hay contagios locales y de que la epidemia del COVID-19 está bajo control para los más de 1.300 millones de habitantes del país. De ellos, únicamente menos del 10 % fueron sometidos a duros confinamientos por las autoridades.

Los once millones de ciudadanos de Wuhan, que llevan desde el 23 de enero confinados en sus casas, empiezan a ver el final de la crisis que ha trastocado sus vidas y las de todo el país. De forma lenta y escalonada recuperarán algo de libertad. El gobierno de la ciudad ha anunciado que se permitirá salir de casa a las personas que viven en complejos residenciales donde no se han registrado casos nuevos en los últimos siete días. Juntarse no está permitido. La ciudad sigue cerrada, pero en el resto de la provincia de Hubei, que cuenta con cerca de 59 millones de habitantes, se han ido relajando las restricciones de tráfico y movimiento para facilitar una vuelta gradual al trabajo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El confinamiento de la población es esencial, pero no será suficiente