Wuhan recupera el transporte urbano, pero los pasajeros tendrán que acreditar que están sanos

Aunque hasta el 8 de abril no se acabará el confinamiento, el Gobierno de Xi Jinping ha empezado a aliviar la cuarentena


Wuhan, epicentro de la pandemia de coronavirus que ya deja más de 430.000 casos y 19.000 muertos en todo el mundo, ha empezado este miércoles a salir de la cuarentena. En la ciudad china, que se vació y confinó el pasado 23 de enero, se ha reanudado el transporte público. Es el primer paso. Y ahora que un tercio de la población mundial, unos 1.300 millones de personas, está recluida, hay muchos ojos pendientes de cómo se vuelve a la normalidad después de la pandemia.

El Gobierno de Xi Jinping tras dar casi por controlado el virus tras registrar únicamente casos importados, ha empezado a aliviar la cuarentena, que llegará totalmente a su fin el 8 de abril. La primera señal del principio del fin del confinamiento es que a las 5.25 (hora local) de este miércoles ha salido de la estación de Hankou, en Wuhan, el primer autobús de pasajeros en nueve semanas. En total, se han reanudado 117 rutas, el 30% de la capacidad del transporte municipal en autobuses.

Para poder subir, los pasajeros tendrán que acreditar su estado de salud, bien con una aplicación móvil diseñada para ello, bien con un documento oficial, así como llevar mascarillas. Además, se les someterá a un control de temperatura. «Estoy emocionado», ha dicho Shao Xuefen, un trabajador de supermercado que desde que el servicio de transporte municipal quedó suspendido ha tenido que invertir tres horas diarias en llegar en bicicleta al trabajo.

El sábado, metro y tren

A partir del sábado, a los autobuses se sumarán seis líneas de metro y el servicio ferroviario en 17 estaciones de tren. Sus pasajeros tendrán que someterse a los mismos controles sanitarios que en los autobuses.

Además, Wang Benju, del servicio provincial de transportes, ha anunciado que los vuelos domésticos con Wuhan se reanudarán a partir del 8 de abril, aunque por ahora quedarán excluidos los procedentes de Pekín y los internacionales. «Estoy deseando que llegue el día en que la epidemia haya pasado y la vida en Wuhan vuelva a la normalidad», ha dicho Zhou Jingjing, revisora en uno de los autobuses que han comenzado a circular este miércoles por la ciudad.

En el resto de  la provincia de Hubei se levantó este miércoles todas las restricciones de viaje. Así, el servicio ferroviario volvió hoy a emprender la marcha en toda la provincia, a excepción de Wuhan. Además, alrededor de 800 personas llegaron este miércoles a Pekín procedentes de Hubei organizados en trenes especiales tras presentar una solicitud para regresar a la capital, donde residen. Según la agencia estatal Xinhua, más de 20.000 personas, entre trabajadores y estudiantes, aguardan en Hubei a su turno para regresar a la capital

Comienza así una más que relativa vuelta a la normalidad desde que el 23 de enero comenzó una cuarentena que dejó paralizado todo el transporte en la ciudad que no fuera de emergencia. Al menos 2.526 personas han muerto por COVID-19 en Wuhan desde que se detectara el brote, el año pasado, pero 1.358 pacientes todavía permanecen en estado grave.

Cifras que invitan al optimismo

Entretanto, las autoridades sanitarias chinas anunciaron que el número de infectados por el coronavirus SARS-CoV-2 «activos» en el país asiático es de 4.287, y continúa en una rápida trayectoria descendente, a pesar de que se siguieron registrando nuevos casos. Con la suma de las últimas cifras, el número total de infectados diagnosticados en China desde el inicio de la pandemia es de 81.218. Las cifras de los últimos días han invitado a una paulatina vuelta a la normalidad en las ciudades chinas, siempre bajo estrictas normas de prevención, aunque muchas de ellas han ido relajando sus niveles de respuesta al brote.

Ejemplo de ello, además de una mayor presencia de residentes en las calles, en el transporte público o en los parques, es que la mayoría de los sitios turísticos están ya abriendo sus puertas, asegura la agencia Xinhua. Además, el número total de turistas durante el fin de semana pasado aumentó un 91 % respecto al anterior, según datos de qunar.com, agencia líder de viajes en línea en China.

No en vano, la industria hostelera es una de las más afectadas por la epidemia: hoteles y restaurantes se vieron obligados a cerrar durante los meses de enero y febrero para contener la propagar el virus antes de comenzar a reanudar su actividad gradualmente. Entonces, las autoridades chinas comenzaron a aplicar algunas medidas de alivio -orientadas especialmente a las pymes- como rebajar el coste de la energía, reducir o eximir las cotizaciones a la seguridad social, bajadas de impuestos o un fondo extra de 500.000 millones de yuanes para préstamos a bajos intereses a empresas afectadas.

China aisló a menos de un 10 % de su población en su momento más crítico con el coronavirus

María Puerto
Personal médico atiende a pacientes enfermos de coronavirus en un hospital de Wuhan, el pasado 6 de febrero
Personal médico atiende a pacientes enfermos de coronavirus en un hospital de Wuhan, el pasado 6 de febrero

Las medidas extremas afectaron solo a algo más de 60 millones de personas en dos provincias

Esta semana China ha vivido la noticia que esperaba desde hace dos largos meses y que ahora Europa sueña también con poder celebrar en el futuro: la constatación de que no hay contagios locales y de que la epidemia del COVID-19 está bajo control para los más de 1.300 millones de habitantes del país. De ellos, únicamente menos del 10 % fueron sometidos a duros confinamientos por las autoridades.

Los once millones de ciudadanos de Wuhan, que llevan desde el 23 de enero confinados en sus casas, empiezan a ver el final de la crisis que ha trastocado sus vidas y las de todo el país. De forma lenta y escalonada recuperarán algo de libertad. El gobierno de la ciudad ha anunciado que se permitirá salir de casa a las personas que viven en complejos residenciales donde no se han registrado casos nuevos en los últimos siete días. Juntarse no está permitido. La ciudad sigue cerrada, pero en el resto de la provincia de Hubei, que cuenta con cerca de 59 millones de habitantes, se han ido relajando las restricciones de tráfico y movimiento para facilitar una vuelta gradual al trabajo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Wuhan recupera el transporte urbano, pero los pasajeros tendrán que acreditar que están sanos