redacción / la voz

Galicia necesitará en el peor momento de esta crisis sanitaria el 65 % de las camas de las 6.200 con las que cuentan los hospitales del Sergas, incluidos los comarcales, solo para atender a los pacientes infectados con coronavirus. Así lo desveló este martes el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, después de la actualización y ampliación de los protocolos sanitarios llevada a cabo la jornada anterior.

«No pico da presión asistencial, serían necesarias más de 4.000 camas, durante varios días, probablemente durante máis dunha semana destinadas exclusivamente a tratar a pandemia», aseguró el presidente gallego, que puso el acento en la necesidad de cuidar al máximo a los profesionales disponibles, dotarlos del equipamiento necesario y, llegado el caso, «conseguir medios adicionais nalgunhas áreas de saúde».

Feijoo, que no incluyó en esa cifra de camas disponibles las de los hospitales privados, que ahora con el estado de alarma están integrados en el sistema único, tampoco detalló cómo han llegado a esa conclusión. En cualquier caso, parece claro que parte de la previsión de un panorama que supera en bastante la incidencia actual.

Si los números fuesen extrapolables -que no es así exactamente porque influyen otras muchas variables como los recuperados o los tiempos de internamiento-, teniendo en cuenta que en estos momentos hay 393 hospitalizados, en ese pico de presión el total de infectados se elevaría por encima de los 16.000, cuando en estos momentos hay 1.521 casos activos en la comunidad.

En cualquier caso, también advirtió que le había requerido al Ministerio de Sanidad la previsión de en qué momento se alcanzará ese pico de contagios y el ansiado doblegamiento de la curva en Galicia y, por el momento, no ha tenido respuesta.

Situación «menos mala»

Lo que sí está claro, anotó, es que «Galicia é nestes momentos unha das comunidades autónomas que está nunha situación lixeiramente menos mala que a maioría», por lo que Feijoo espera que «a anticipación que adoptamos en Galicia, o traballo dos profesionais sanitarios e tamén a responsabilidade de todos os galegos que están confinados nas súas casas, permita que sigamos nunha situación un pouco menos mala. Pero o certo é que non podemos descartar que nos vaiamos nas próximas semanas a unha situación peor que a actual», reconoció Feijoo, que defiende el modelo coreano, el que se ha demostrado más exitoso a nivel internacional: la realización del mayor número de pruebas posibles entre la población.

«Dar positivo nun test non é máis que unha sensación de estar diagnosticado» y, por tanto, de que esa persona pueda ser tratada y se evitarán también nuevos contagios, considera el presidente, que mandó mensajes de ánimo a todos los afectados, al conjunto del personal sanitario -en especial al del Chuac coruñés, porque es el que está soportando la mayor presión en estos momentos- y al global de la ciudadanía por su responsabilidad.

Lo hizo porque cree que los hospitalizados están «nas mellores mans posibles» y porque «aínda que a situación é dura e é a que temos», también «hai boas novas, algunha pizca de esperanza». Citó, por ejemplo, el alta de «a primeira persoa á que lle foi diagnosticado o coronavirus en Galicia e a primeira persoa que saíu da uci», junto con los 25 curados a los que todavía le quedan períodos de cuarentena que deben guardar en su casa.

Un protocolo permite convertir los quirófanos en ucis si resultase necesario

Los protocolos de los que dio cuenta Feijoo determinan las altas hospitalarias -que no acaban el proceso porque precisan un seguimiento y un confinamiento-, así como la utilización de las ucis, las necesidades de salud mental, de emergencias y de los centro de la tercera edad.

En cuanto a las emergencias se establecen «catro fases segundo a gravidade, que determinamos pola presión asistencial, a ocupación hospitalaria e pola ocupación de camas de uci», señaló el presidente, quien aclaró que con estos protocolos, que ya incluyen los estatales recientemente publicados, quedan «definidas unhas actuacións de urxencia que habería que tomar en caso de un incremento exponencial da ocupación hospitalaria e, e consecuencia, posteriormente das unidades de coidados intensivos, de reanimacións». Incluso está previsto «un protocolo para converter os quirófanos en unidades de reanimación ou en unidades de coidados intensivos».

En consonancia con Atención Primaria, también se determina en qué casos es necesaria una mascarilla quirúrgica, cuando no e incluso cuando esta no resulta suficiente y se precisa una protección más completa con filtros especiales, gafas, gorro y bata.

Destitución en Vigo

Respecto a la destitución de la jefa de Cirugía Plástica y Reparadora del hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, Eva Maquieira, por criticar «la falta de liderazgo y previsión por parte de los mandos directivos», Feijoo señaló que desconoce los términos concretos, pero considera que «ambas partes poderán ter as súas razóns», la profesional para hacer esa denuncia porque «creo que dixo o que ela pensaba», y la gerencia para revocar su nombramiento si «falla esa confianza mutua».

En cualquier caso, Feijoo incide en que se trata de una facultativa de otro servicio opinando contra los criterios del servicio que en estos casos tiene la competencia y que es del medicina preventiva. Lo enmarca, por tanto, en el momento de tensión al que están sometidos todos los profesionales y espera que, una vez pasada la crisis, puedan hablar unos y otros para superar sus diferencias.

«Están chegando avións con pasaxeiros doutras comunidades sen que se acredite que residen aquí»

El presidente también reconoció que «os avións que están chegando a Galicia traen pasaxeiros de outras comunidades autónomas», por lo que pide que «se concrete se iso cumpre ou incumpre o decreto de alarma, porque, como se sabe, a Galicia só poden vir aquelas persoas que están habitualmente domiciliadas e vivindo en Galicia. O resto teñen que quedar nas súas comunidades de orixe», reseñó.

El sistema aeroportuario depende del Gobierno central, pero Feijoo entiende que «iso se debe controlar con maior intensidade», porque tienen «coñecemento de xente que vén de outras comunidades autónomas e non está claro que se acredite que residen en Galicia».

Traslado de pacientes

En cuanto al posible traslado de pacientes apuntado por el director del centro de emergencia, Fernando Simón, y por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, Feijoo fue bastante claro: quiere que se garantice, y además por escrito, que solo llegarán si los territorios receptores tienen capacidad real para asumirlos.

«España é unha nación e en consecuencia é unha unidade. Antes de tomar decisións de remitir pacientes a outras comunidades autónomas estou convencido de que a autoridade sanitaria terá moi segura a curva epidemiolóxica da comunidade autónoma de destino. Polo tanto, en caso de que esteamos ante esa situación, tamén estou convencido de que o Ministerio de Sanidade acreditará documentalmente a seguridade de remitir pacientes a unha comunidade, non para que se produza o colapso desa comunidade senón para facer as cousas con coordinación e con capacidade de absorción de eses pacientes», aseguró el presidente, en una intervención muy centrada en incidir que Galicia aún tiene lo peor por delante y hay que prepararse para ello, porque va a poner a prueba la capacidad de respuesta del sistema sanitario y la de la Administración a la hora de dotar a los profesionales de los medios necesarios para hacer su trabajo.

La Xunta habilita dos residencias para atender a mayores con COVID-19

Maite Rodríguez
;
Traslado afectados residencia Celanova Los mayores fueron trasladados a Baños de Molgas

La Administración autonómica asume la tutela de los geriátricos privados durante la crisis sanitaria

Las residencias privadas de ancianos y de mayores dependientes pasan a ser tuteladas por la Xunta y estarán sometidas al seguimiento de las autoridades sanitarias. La Administración autonómica ha decidido, además, habilitar dos residencias integradas en las que acoger a los mayores que estén contagiados con coronavirus. Así lo anunció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en una comparecencia telemática ante los medios. Se trata de «concentrar el riesgo», a la vez que dar un «cuidado más directo» por parte de los servicios sanitarios. 

Los usuarios que hayan dado positivo en COVID-19 de las provincias de Ourense y Pontevedra podrán ser trasladados a la residencia Nuevo Centro, una instalación nueva que pertenece a la Fundación San Rosendo ubicada en lo que fue colegio de Os Milagros, en el concello ourensano de Baños de Molgas. La medida se tomó a lo largo de la jornada del martes ante la emergencia ocurrida en la residencia de ancianos San Carlos de Celanova, que registró 25 positivos desde el jueves pasado, once ellos entre el personal, lo que comprometió seriamente la atención de los 54 residentes del centro. La UME desinfectó el centro el lunes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Galicia necesitará el 65 % de las camas del Sergas para combatir la epidemia