España supera los muertos de China mientras se acerca al pico de contagios

Los positivos crecen un 20 % hasta los 47.610 y los fallecidos un 21 %, 3.434 en total


redacción / la voz

España se convirtió el miércoles en el segundo país del mundo con más muertos por coronavirus, solo por detrás de Italia, al superar ya a China, que tiene casi el doble de contagiados y 30 veces más población, además de que empezó a sufrir la epidemia prácticamente dos meses antes. Se registraron otros 738 fallecidos, de nuevo la cifra más alta hasta la fecha, con lo que son ya 3.434, por los 3.287 del gigante asiático. Y los nuevos positivos detectados también siguen en máximos: fueron 7.937 en las últimas 24 horas, un 20 % más que el día anterior, con lo que suman 47.610. Solo Estados Unidos, Italia y la propia China tienen más.

Incluso en la comparación con Italia, que va una semana por delante en la evolución de la epidemia, las cifras son negativas, ya que el país transalpino sumó ayer 683 muertos, pero únicamente 3.491 contagios, menos de la mitad.

Estos datos llegan en el momento en que, por primera vez, casi como expresando un deseo, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha señalado que se empiezan a ver los efectos de las medidas de confinamiento. «Lo cierto es que se ha producido ese control de los contactos de riesgo de manera importante y esto nos lleva hacia un suavizado de la curva en la que, posiblemente, ya estemos en el pico o yendo hacia abajo. Si no estamos ya en el pico, estamos muy cerca. Realmente no me atrevería a decir si hemos llegado, pero las tendencias que estamos observando no nos indican que vayamos para atrás», señaló Simón, para lo que se basó en que las principales cifras crecen menos que la semana pasada. Los contagios que subían al 30 % lo hacen ahora al 20, los muertos se incrementan al 21,4 y la necesidad de ingreso en uci al 18 y «esta estabilización está asociada, probablemente, a un acercamiento al pico de la curva».

Madrid y Cataluña

Sin embargo hay mucha diferencia entre comunidades porque los datos de Madrid y Cataluña son alarmantes. En la comunidad madrileña (2.245 casos más) han muerto ya 1.825 personas, el 12,5% de los infectados detectados, lo que supone la tasa de mortalidad más alta del planeta. Y en Cataluña (2.073 en las últimas 24 horas), que llegó incluso a estar por delante el martes en número de contagios, la necesidad de ingreso en uci se ha incrementado un 42 % en un solo día.

«Tenemos comunidades que están en el límite porque, probablemente, están ya al máximo uso de sus ucis y tenemos otras que van a tardar todavía un tiempo en llegar a ese momento», dijo Simón, que incide en que «cuanto más consigamos doblegar la curva, más fácil será que la distancia entre las necesidades altas de una comunidad y otra sea mayor» para poder activar mecanismos de solidaridad territorial.

También hay números positivos como el incremento del 41 % de las altas en un solo día (1.573 de un total de 5.364), que suponen un número verdaderamente importante, porque en cuanto este supere el de nuevos contagios se considerará que la epidemia está controlada.

El trabajo no está ni mucho menos hecho y Simón insiste en dos ideas fundamentales: evitar los contagios en casa y lograr que el sistema sanitario aguante. «No sirve de mucho evitar la movilidad interna y luego facilitar el intercambio del virus dentro de las propias familias», con lo que los infectados deben aislarse y seguir todas las recomendaciones, y hay que poner el foco sobre los hospitales. «El pico ya va dejando progresivamente de ser tan importante y ahora tenemos que empezar a pensar en el impacto sobre la actividad asistencial», aseguró.

Sin autocrítica por el 8M

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, al margen de detallar medidas adoptadas por el Gobierno en cuanto a compra de material, desvinculó el incremento de contagios de la celebración de las manifestaciones feministas y los actos permitidos el 8 de marzo en Madrid, como el congreso de Vox y las competiciones deportivas. «Lo que detectamos la tarde noche del día 8 de marzo quiere decir que se produjo ocho o diez días antes. Estimamos que hacia la última semana de febrero es cuando se produjo el contagio importante en algunas partes del territorio español, en concreto, en la Comunidad de Madrid», alegó.

Tampoco quiso incidir en la posibilidad de que a partir del 12 de abril se puedan relajar las medidas de confinamiento, como dijo el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. «El desescalamiento de estas medidas vendrá en una fase posterior y los esfuerzos están centrados en combatir el virus, en proporcionar al sistema sanitario todo aquello que necesita, en ayudar a la capacidad asistencial que tiene el sistema sanitario y que se ponga a sus máximas capacidades para que todo el mundo pueda ser atendido», afirmó Illa, quien incidió en que a la población española aún le quedan «dos semanas y lo que resta de esta de la obligación de estar en casa, de cumplir con unas medidas que son de las más drásticas que se han adoptado en el entorno europeo».

La afectación de otro millar de sanitarios indigna al colectivo de enfermería

El número de sanitarios contagiados por el COVID-19 no para de crecer. En 24 horas, según los datos adelantados por la Organización Colegial de Enfermería de España, se han infectado otro millar largo de sanitarios, con lo que son ya 6.493, un 13,4 % de los 47.610 casos de coronavirus detectados en España. Con todo, y pese a lo alarmante de la cifra, el de ayer no fue el peor día a este respecto, porque el incremento de infectados se ha reducido significativamente respecto al martes, un 16,8 % frente a un 38.

La mayor afectación de este colectivo responde a razones obvias como es su exposición a pacientes infectados. Sin embargo, según denuncian de manera masiva tanto los colectivos profesionales como trabajadores individuales, también está influyendo de manera muy importante la falta de medidas de protección. «O reaccionamos de inmediato o vamos hacia un escenario en el que no va a haber enfermeras en activo para prestar los cuidados necesarios», asegura el presidente de la asociación de enfermería, Florentino Pérez Raya, que pone el acento en que ni siquiera se están haciendo los test suficientes entre los sanitarios para descartar que se estén contagiado.

550 millones de mascarillas

Fernando Simón, preguntado al respecto de estas medidas y de la implicación de los profesionales, primero quiso aclarar que el compromiso moral del colectivo está fuera de toda duda. «Es obvio que están dejándose la piel para conseguir que todos salgamos de este problema», con lo que si están llegando a algún límite puede ser el físico y no el moral, porque «están sometidos a una presión muy importante, están haciendo un trabajo muy exigente y, obviamente, con el paso de los días, esto hace mella en los profesionales», subrayó.

Por su parte el ministro de Sanidad, Salvador Illa, dio cuenta de la compra de material sanitario por 432 millones de euros, lo que incluye la adquisición de 550 millones de mascarillas, 950 respiradores, 5,5 millones de pruebas rápidas de coronavirus y once millones de guantes, un paquete que garantizaría ocho semanas de suministro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España supera los muertos de China mientras se acerca al pico de contagios