Dos jóvenes de Negreira regresan con la Fundación Amancio Ortega de Canadá

Lara López e Inés Túñez viajarán este jueves desde Toronto


Negreira / La Voz

Dos jóvenes de Negreira, becadas por la Fundación Amancio Ortega, regresarán esta semana a sus lugares de origen tras la decisión de fletar dos aviones, uno de Estados Unidos, y otro desde Canadá. En este último país es donde estudian Lara López e Inés Túñez, que viajarán este jueves desde Toronto en un grupo de trescientos jóvenes en un vuelo directo que llegará el viernes a Madrid. Desde allí, aún no está claro cómo se desplazarán a Galicia.

Lara e Inés, estudiantes del instituto Xulián Magariños, se ganaron el pasado año la oportunidad de cursar primero de Bachillerato en el extranjero, siendo además las primeras alumnas de este centro en conseguirlo. Las becas de la Fundación Amancio Ortega priman el expediente y dan acceso a prestigiosas ayudas que cubren el viaje, tasas de escolarización y matrícula en un instituto público, alojamiento y manutención en una familia de acogida, seguro médico y de accidentes, convalidación del año académico y apoyo durante los diez meses de estancia. Su regreso estaba programado para el 27 de junio pero, ante la epidemia del coronavirus y las restricciones de vuelos, la fundación consideró que lo mejor era que sus 600 becarios retornasen.

Merchi Suárez, madre de Lara, relata que llevan unos días recibiendo notificaciones de la fundación sobre su regreso. Cierto es que en Canadá no existen las restricciones que hay en España, pero el curso se había suspendido porque allí son vacaciones de primavera.

«Dixéronlles que ata o 5 de abril seguirían sen clases, pero había rumores de que se ían suspender ata setembro». Lara se encuentra en una zona de núcleos de población muy dispersa, y aunque pueden salir a pasear, ya prácticamente no salen de las casas de acogida, según cuenta su madre, que reitera que es la mejor decisión que pudo haber tomado la fundación.

Sobre el estado de ambas jóvenes, sus familias reconocen que están bastante «tristes» porque se habían adaptado muy bien a la vida en Canadá. «Estaban contentísimas cos profesores, cos compañeiros, coas familias de acollida, de aí, a súa tristura, porque é algo que non van a poder repetir na vida, nin sequera van a poder despedirse dos amigos que fixeron», lamentan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos jóvenes de Negreira regresan con la Fundación Amancio Ortega de Canadá