Los ayuntamientos de Barbanza congelan tasas y aplazan el pago de impuestos

Se han tomado diversos acuerdos para paliar los efectos de la crisis en la ciudadanía


Ribeira / la voz

La semana pasada, el Gobierno central anunciaba una serie de medidas económicas para autónomos y trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo derivados de la pandemia del coronavirus, y poco a poco los concellos de la comarca están sumando nuevas iniciativas para paliar los efectos de la crisis sanitaria en el bolsillo de los ciudadanos. Algunos ya han movido ficha en este sentido y otros gobiernos locales siguen estudiando la mejor fórmula para aliviar la carga impositiva en estos tiempos de incertidumbre, pero la apuesta de todos ellos apunta en la misma dirección: la suspensión de tasas por servicios que no se están prestando y el aplazamiento o flexibilización del pago de impuestos.

El primero en anunciar medidas de este tipo fue el Concello de Ribeira, que ha suspendido el cobro de tributos como el de alcantarillado, recogida de basura y abastecimiento de agua, que se encontraban en el período de pago voluntario. Esto supone que aquellos que no tengan domiciliados estos recibos no tendrán que desplazarse a su entidad bancaria para abonarlos mientras dure la situación de alarma.

En cuanto a otros servicios que ya se han pasado a cobro, como pueden ser los derivados del uso de instalaciones como la piscina o las escuelas deportivas, el abono de las tasa ha quedado en suspenso en todos los municipios. En aquellos casos en los que ya se haya cobrado el recibo, el Concello de Ribeira lo compensará en futuras mensualidades, mientras que en Noia lo que se hará es devolver a los usuarios el importe correspondiente a los días en los que no han podido hacer uso de las instalaciones.

El Ayuntamiento noiés está también estudiando otro tipo de medidas, como el aplazamiento o la prórroga del período de pago de determinadas tasas, aunque por ahora no está cerrado cómo va a hacerse. «É un tema complexo a nivel de Intervención e estamos valorando cos técnicos a ver que posibles solucións hai. No que estamos facendo fincapé é en artellar medidas para que as persoas nunha situación máis vulnerable teñan cubertas as necesidades básicas», explicó el alcalde Santiago Freire, que añadió que otra de las prioridades es agilizar el pago a proveedores, especialmente pequeñas y medianas empresas, para que tengan liquidez para mantenerse a flote.

Dinamización económica

En el caso de Boiro, se ha suspendido hasta nuevo aviso el impuesto de bienes inmuebles (IBI), cuyo plazo de cobro estaba previsto que se iniciase la semana pasada, mientras se estudia el aplazamiento de otras tasas, especialmente las que afectan a los negocios que han tenido que cerrar sus puertas por el estado de alarma. Paralelamente, se ha creado una mesa de trabajo con la patronal para elaborar propuestas en aras de dinamizar la economía local una vez se supere la pandemia.

En esta dirección, la de adoptar medidas de impulso para el tejido económico, trabaja el gobierno de Muros. Inés Monteagudo indicó que en este momento no hay ningún recibo a cobro y que sí se han suspendido las tasas de actividades, como el mercadillo o la piscina, que no se están realizando. Por su parte, en Rianxo está a las puertas el pago del impuesto de vehículos y de la recogida de basura y la idea es aplazarlo: «Unha opción é alongar os prazos para que a xente vaia facendo o abono escalonadamente». En cuanto a Outes, ayer mismo se acordó retrasar el cobro en aquellos tributos que afectan a los locales comerciales.

Los entes locales impulsan nuevas medidas de ayuda a las personas sin recursos

La situación generada por el coronavirus es compleja para todo el mundo, sobre todo para aquellos que se han quedado sin ingresos o los han visto reducirse de forma considerable a consecuencia del estado de alarma, pero el colectivo de las personas sin recursos es mucho más vulnerable y con él se están volcando las Administraciones locales.

En Noia, el Concello ha adelantado el pago de la subvención que cada año concede a Cáritas con el objetivo de que pueda hacer frente a la demanda de alimentos y productos de primera necesidad de sus usuarios, mientras que en Porto do Son está trabajando en una nueva iniciativa para llevar comida a familias desfavorecidas. Luis Oujo explicó que, con la colaboración de Política Social, se va ampliar el servicio de Xantar na Casa. Hasta ahora, una decena de mayores y dependientes de beneficiaban de esta prestación, que se ampliará a personas sin recursos: «Ata agora dábanselle uns tiques para mercar no supermercado, pero con este modelo tamén se evita que teñan que ir á compra e reducimos o risco de contaxio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ayuntamientos de Barbanza congelan tasas y aplazan el pago de impuestos