San Roque afronta una semana en la trinchera contra el coronavirus

El ambulatorio registra un séptimo contagio y se espera un aumento de las bajas


vilagarcía / la voz

La segunda semana de confinamiento arranca muy dura por lo que respecta al combate contra el coronavirus. Desde el punto de vista general y bajando a lo más concreto. Por ejemplo, en el ambulatorio de San Roque, en Vilagarcía. El brote que afecta a uno de los mayores centros de salud de la provincia sigue en la mente de todos, por mucho que la Brilat se emplease a fondo en la desinfección que llevó a cabo la semana pasada. La intervención se ejecutó a raíz de la confirmación de seis contagios que afectaron a cuatro médicos, una enfermera y un miembro del equipo administrativo. Como era de esperar, el número de positivos ha aumentado con el paso de los días. Un segundo técnico administrativo ha dado positivo y lo normal es que el número de bajas continúe creciendo.

De momento, las instalaciones han estrenado las medidas de control que la semana pasada anunció su coordinadora, Elvira Sineiro. Un triaje en la planta baja, desde el que un médico filtrará a los pacientes, la activación de las consultas telefónicas (986 510 306) previa cita en todos aquellos casos que no sean de verdadera urgencia -desde la petición de recetas a cualquier duda-, la toma de muestras solo para pacientes oncológicos y cuestiones que no admitan demora, y la habilitación de una sala específica para el Sintrom. «Nos esperan días duros», reflexionaba la doctora Sineiro, para quien la consigna de cara a la población constituye poco menos que un mantra irrenunciable y tajante: «Que la gente se quede en casa».

En San Roque trabajan un centenar largo de personas en todos los servicios. Comenzando por la limpieza y acabando por las consultas y los despachos de dirección. Muchos de quienes configuran la plantilla acuden, además, a otros centros de salud de la comarca. Un ambulatorio, por otra parte, no es un lugar al que uno vaya simplemente de paseo, sino llevado por algún tipo de problema de salud. Por todo ello, la exposición del personal es evidente. Y una cuestión preocupaba ayer particularmente a quienes seguían al pie del cañón: la necesidad de que, del primero al último, sean sometidos a las pruebas que permiten detectar el contagio por COVID-19.

«No tiene sentido que se efectúe una limpieza a fondo como la que hizo la Brilat el jueves si a continuación no se le hacen las pruebas a todo el mundo para garantizar que, por lo menos en este momento, quienes trabajamos no estamos en condiciones de contagiar», razona un miembro del personal del centro de salud. En algunos casos, en efecto, esas pruebas se han practicado ya, y la dirección del área sanitaria Pontevedra-O Salnés confirmó ayer que los test abarcan a toda la plantilla de San Roque.

Un millar de test en el área

Más allá del centro de salud, explican fuentes del Servizo Galego de Saúde (Sergas), en el área están operativos tres equipos de extracción que se encargan de realizar las pruebas a domicilio. Dos de ellos peinan el entorno de Pontevedra y el tercero lo hace en el territorio arousano. Hasta ayer, a la una y media de la tarde, habían practicado un millar de test, a los que se suman los 106 efectuados en el CovidAuto.

El Sergas someterá a toda la plantilla del ambulatorio a las pruebas del COVID-19

Cuatro pacientes permanecen ingresados en el Hospital do Salnés

El balance diario sobre el avance del coronavirus en el área Pontevedra-O Salnés experimentó ayer un avance significativo por lo que respecta al hospital comarcal, puesto que el número de pacientes que permanecen ingresados en Ande se elevó de dos a cuatro. Entre ellos se encuentra un matrimonio de Cambados en cuyo entorno se generó un notable revuelo, por cuanto ambos acudieron el día 7 a una comida colectiva que tuvo lugar en Combarro. Aunque otro matrimonio que participó en la celebración también se ha contagiado, tanto el Sergas como el Concello cambadés se pusieron en contacto con los comensales, procedentes de diferentes puntos de O Salnés, sin que se haya podido concluir que aquel banquete fuese un foco de infección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

San Roque afronta una semana en la trinchera contra el coronavirus