Invasión de frío polar en Europa en el peor momento

El desplome brutal de las temperaturas será especialmente intenso en Italia. Los modelos observan una entrada de aire frío en la Península el próximo fin de semana


Italia tendrá que hacer frente a un nuevo enemigo en el peor momento: el frío polar. El anticiclón de las Azores mantiene una posición reforzada y una presión alta, pero esta próxima semana va a situar su centro de acción sobre Escandinavia. «Esta é unha configuración atmosférica ben coñecida polos meteorólogos do sur de Europa, posto que cando o anticiclón se coloca nesa posición, o aire frío do interior do continente europeo acostuma a moverse cara o sur, afectando a países como Italia ou España», explica Damián Insua, investigador del grupo de Física No Lineal de la USC.

La configuración atmosférica formará un corredor de vientos que canalizará aire muy frío desde Siberia hacia el interior de Europa. Y en este episodio parece que Italia sufrirá especialmente los efectos. El aire gélido invadirá el país a partir de este lunes y hasta el próximo jueves. El desplome térmico será brutal. «Esta masa de aire frío será de tipo continental, así que non causará nevaradas importantes porque é seca, pero si un descenso moi acusado das temperaturas. En cidades coma Milán, na que onte as máximas roldaban os 20 graos, rexistrará máximas de en torno a 8 graos e mínimas baixo cero nas próximas xornadas. Son temperaturas realmente baixas para esta época do ano, a piques de entrar no mes de abril», sostiene Insua.

Mapa que muestra la temperatura del aire a 1.500 metros de altura. La invasión de aire muy frío será especialmente intensa en países como Italia
Mapa que muestra la temperatura del aire a 1.500 metros de altura. La invasión de aire muy frío será especialmente intensa en países como Italia

Será, además, un frío polar seco. Y esto podría ser la peor de las noticias. Se desconoce todavía en qué condiciones ambientales el coronavirus se propaga mejor, aunque si se parece en algo a la gripe, esta configuración es perfecta para la transmisión. En Galicia los picos de gripe suelen aumentar cuando domina el anticiclón invernal. Cuando hay humedad el virus se adhiere a las gotas de agua y caen por su propio peso hacia el suelo. 

Posible irrupción en Galicia

Mientras el potente sistema de altas presiones provoca un descenso muy acusado de las temperaturas en varios países europeos, en Galicia favorecerá que haya sol y un ambiente térmico agradable, especialmente en el sur de la comunidad, donde se van a superar fácilmente los 20 grados.

Pero los modelos meteorológicos avisa de que el anticiclón podría moverse a finales de semana de tal forma que sería Galicia quien reciba aire frío. «Indican que de cara á fin de semana que ven será España a que reciba a chegada dunha masa de aire moi frío. Neste caso sería de tipo ártico marítimo, e ademais de frío podería provocar nevaradas importantes nalgúns puntos da Península. Quedan bastantes días ata entón polo que haberá que ir confirmando este pronóstico nas próximas xornadas, pero polo momento todos os modelos apuntan cara esta situación», confirma el investigador.

Estos cambios de aire frío polar a cálido subtropical y viceversa es el precio que hay que pagar por tener un anticiclón asentando tan el norte. Las posibilidades de tener buen tiempo aumentan, aunque también las irrupciones de aire procedente del extremo norte del planeta.

La célula de Ferrel, donde habita el coronavirus

Xavier Fonseca

No es casualidad que el impacto del virus que afecta a todo el planeta se concentre entre las latitudes 30 y 60 grados norte

El Sol no calienta toda la Tierra con la misma intensidad. La inclinación del eje de rotación terrestre produce que la radiación solar sea más fuerte en el ecuador. El planeta, que busca constantemente compensar este desequilibrio, pone en marcha corrientes de aire que se encargan de desplazar el calor y el frío allí donde escasean. 

La búsqueda del equilibrio arranca en la latitud cero, donde el aire cálido, que pesa menos que el gélido, tiende a subir. Cuando alcanza una determinada altura se mueve hacia el hemisferio boreal y austral. Durante su viaje por las capas altas de la atmósfera, el aire se enfría lo suficiente como para ganar peso y caer otra vez hacia la superficie. Esto ocurre a unos 30 grados de latitud en cada uno de los hemisferios. Ahí están los cinturones de anticiclones como el de las Azores, que en el hemisferio norte cierra la conocida como célula de Hadley.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Invasión de frío polar en Europa en el peor momento