Gallegos atrapados en un crucero: «Estamos a la deriva, ya nos impidieron bajar en Tenerife y en Marsella»

Maite Fernández y Chus Gallego forman parte del grupo de 180 españoles del buque que tendría que haber llegado ayer a Barcelona y que ahora esperan en aguas italianas una solución


Redacción / La Voz

Maite Fernández y Chus Gallego, ambas viguesas, se subieron en Buenos Aires a un crucero con la ilusión de cruzar el Atlántico. «Al final vamos a acabar cruzando el mundo entero», se lamenta Maite, que forma parte de los 180 españoles atrapados en un buque de Costa Cruceros que tendría que haber llegado ayer a Barcelona, pero que se encuentra a la deriva en aguas internacionales. Su viaje comenzó el pasado 3 de marzo en Argentina. Desde allí se dirigirían a Brasil, Tenerife, Lanzarote, Málaga y Barcelona. Pero muy pronto todos los planes se truncaron. «Salimos de Brasil rumbo a Tenerife y, a mitad del Atlántico, empezaron los problemas en España. Nosotros llamamos a la agencia y nos prepararon cuatro vuelos desde Tenerife, para que solo tuviésemos que bajar del barco e irnos directos al aeropuerto. Pero el domingo, llegando a Tenerife, nos comunicaron que los puertos españoles estaban cerrados y ya no nos dejaron entrar», cuenta la viguesa. Comenzaba así un itinerario que tendría su siguiente parada en Marsella, con cuyo cónsul español se mantienen permanentemente en contacto. De nuevo, el intento resultó fallido. «Nos dijeron que desde Marsella nos llevarían en bus a Barcelona. Pero cuando estaba todo preparado y con los buses contratados por Costa Cruceros, el propio cónsul nos informó de que Francia había dicho que solo recibía franceses».

Con la incertidumbre y la inquietud de no saber cómo ni cuándo llegarán a casa, su embarcación tomó rumbo a Italia, concretamente a Génova, donde se encontraban al cierre de esta edición. El plan era el mismo: tomar un autobús desde allí rumbo a Barcelona. Sin embargo, ayer las horas transcurrían y los españoles seguían sin poder bajar. «A este paso nos vamos a quedar solo nosotros, porque los argentinos y los pasajeros de otros países ya han bajado o lo están haciendo», señala Maite, que añade que los últimos rumores a bordo apuntaban a que quizás tendrían que quedarse otros diez días embarcados. «Aquí estamos bien, no hay ningún caso y la compañía se está comportando, asumiendo todo lo que se prolongue la estancia, pero nuestras familias están muy preocupadas y nosotros con mucha incertidumbre», señala la viguesa desde una cuarentena difícil de olvidar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Gallegos atrapados en un crucero: «Estamos a la deriva, ya nos impidieron bajar en Tenerife y en Marsella»