La falta de transporte y de personal frena la ayuda del Banco de Alimentos a las familias

Entidades sociales avisan de que no pueden ir a buscar sus lotes, y los particulares llaman para pedir auxilio para comer


santiago / la voz

La presidenta del Banco de Alimentos Rías Altas, Conchi Rey, reclama a los concellos y a otras entidades sociales que busquen una solución para recoger en la sede de Santiago los lotes de alimentos que corresponden a los fondos europeos. Desde la sede del polígono del Tambre atienden a entidades de Compostela y su área, y también a municipios de la península del Barbanza.

Rey indica que, mientras en A Coruña el Ayuntamiento se puso en contacto con ellos para articular vías de reparto, en Santiago «nadie del Concello ha contactado con nosotros. En condiciones normales no hay relación con nuestro Banco, aunque se les han pedido reuniones, pero ante una situación de emergencia esperábamos movimientos». Desde el Ayuntamiento se insta a reiterar el contacto, pero reconocen que estos días están intentando llegar a todos los frentes.

El problema es que la mercancía sigue en el almacén de Santiago sin que llegue a las personas que lo necesitan, y que habitualmente lo reciben por medio de entidades sociales. Las asociaciones comunicaron al Banco, en su sede de Compostela, que debido al confinamiento decretado por el estado de alerta no disponen de transporte ni de personas que puedan realizar este trabajo. Esta es la situación de asociaciones de Santiago y comarca, y también de Noia y Ribeira.

Al carecer de productos en la mayoría de las entidades y concellos, en la sede del Tambre se están recibiendo las llamadas de particulares que piden ayuda para comer. Desde el Banco aclaran que no se puede hacer un reparto directo a las familias, porque sería una «irresponsabilidad concentrar a numerosas personas en la sede de Santiago para retirar alimentos». Además, el Banco no puede controlar que las personas que se acercan necesitan realmente los alimentos. Este control se hace por medio de las entidades sociales y concellos. Entre los ayuntamientos que habitualmente trabajan con el Banco, y que acudieron a recoger sus lotes, están los de Ames y Brión. Sin embargo, Rey es conocedora de necesidades en Santiago y Teo. Igualmente, sugiere a Cáritas de Milladoiro que contacten con Rías Altas, en Santiago.

Concha Rey advierte de que las familias más vulnerables con niños a su cargo se encuentran en una situación más grave, ya que los menores solían comer en los comedores escolares, que ahora están cerrados. «Nadie parece haber pensado que, al tiempo que se suspenden las clases, había que dar una solución inmediata a este problema, que era evidente que iba a producirse».

En las últimas semanas el Banco de Alimentos Rías Altas recibió 227 toneladas del fondo europeo, de las que el 40 % se destinan a Santiago y una amplia zona de influencia que incluye la península del Barbanza. Ese reparto se hace habitualmente desde la sede del Banco en el polígono do Tambre, donde solo se entregan los lotes a las asociaciones y entidades acreditadas con la documentación exigida por la administración, y luego son ellas las que se encargan de hacer el reparto a las familias.

En Santiago, según fuentes del Banco, hay suministros para unos tres meses, ya que, además de los fondos europeos, se guardan los donativos realizados en la última Operación Quilo que se hizo en Eroski los pasados días 6 y 7.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La falta de transporte y de personal frena la ayuda del Banco de Alimentos a las familias