A falta de entierros, en A Illa recurren a los aplausos desde las ventanas para despedir a sus muertos

Vecinos de la localidad dieron hoy su último adiós a Manel Casico con un aplauso conjunto a la una de la tarde


A Illa

 El coronavirus nos ha arrebatado, incluso, la posibilidad de despedir a los muertos y acompañar a sus familiares. Los tanatorios y los cortejos fúnebres están sujetos a estrictas limitaciones de aforo y, en algunos casos, ni siquiera se llega a celebrar el entierro. En A Illa de Arousa acaban de perder a un vecino muy querido, a Manel Casico, y, a falta de sepelio, hoy a la una de la tarde muchos vecinos salieron a los balcones y ventanas de sus casas para dejar testimonio de su duelo y homenaje al fallecido con un sonoro aplauso. Fue la mejor manera que encontraron para darle el último adiós, teniendo en cuenta las limitaciones para de circular por la vía pública y que en el tanatorio solo permiten la entrada a familiares.

 José Manuel Insua Otero, Manel para los amigos, falleció el sábado a los 54 años de edad tras una larga enfermedad. Deja esposa y dos hijos y esta noche (domingo) se procederá a su incineración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

A falta de entierros, en A Illa recurren a los aplausos desde las ventanas para despedir a sus muertos