El positivo de una religiosa aísla al personal de la Cocina Económica de Santiago

La dirección opta por el cáterin para mantener el servicio y se desinfecta el edificio


Santiago / La Voz

El positivo por coronavirus confirmado a primera hora de la tarde del viernes en una de las religiosas que forma parte de la plantilla de la Cocina Económica hizo saltar las alarmas por la continuidad del servicio. La dirección del centro se puso en contacto con el área de Servizos Sociais del Concello para buscar una solución que evitara la suspensión del comedor social. La concejala de ese departamento, Mila Castro, indica que la colaboración con la Cocina es «absoluta» y que también se buscó el respaldo de la Dirección Xeral de Inclusión Social, que apoyarán «en todo lo que sea necesario para mantener la actividad».

Castro asegura que, ante esta situación de emergencia, se le pidió a la dirección xeral material adecuado, y que el Concello asumirá el coste de la desinfección del edificio. Este trabajo se realizó durante la tarde de ayer, y se mantuvo el inmueble aislado durante unas tres horas para que los trabajos fueran efectivos. Castro insiste en que «no es momento de plantearse quién paga todo, sino de poner los medios».

Tras conocerse el positivo todo el personal de la Cocina Económica quedó aislado y en cuarentena, como medida preventiva, y así seguirá hasta que se descarten nuevos contagios. La concejala explica que la directiva de la Cocina Económica ha acordado la contratación de personal para realizar el reparto de la comida, tarea en la que tendrá el apoyo del Concello. También se decidió no cocinar en las instalaciones, al menos por ahora, y recurrir al sistema de cáterin para no suspender el reparto de alimentos mientras dura la emergencia sanitaria. Actualmente ya no se estaban sirviendo las comidas y las cenas en el comedor, sino que entregaban los menús preparados en brik.

Los 170 usuarios que estos días estaban acudiendo al comedor recibirán entre las 12.30 y las 13.45 horas unas bolsas con los alimentos envasados para la comida de mediodía y de la noche. Aunque inicialmente se pensó en recurrir a comida fría, se descartó por las circunstancias personales de los usuarios y por la necesidad de que coman algo caliente a lo largo de la jornada. Durante el reparto de los paquetes de la comida de ayer, que ya les fue entregada en bolsas, se transmitió calma a los usuarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El positivo de una religiosa aísla al personal de la Cocina Económica de Santiago