Los hoteles de Lugo empiezan a cerrar, cumpliendo la orden de Sanidad

Solo podrán albergar clientes de larga estancia que no requieran servicios comunes


lugo / la voz

El Ministerio de Sanidad dictó ayer el cierre de hoteles, establecimientos turísticos, cámpings, aparcamientos de caravanas y alojamientos de corta estancia en todo el país. Todos los negocios de este tipo deben echar el cierre y tienen como fecha tope para hacerlo el próximo jueves.

Los hoteles deberán ir cerrando sus puertas a medida que van quedándose sin huéspedes, aunque siempre con esa fecha límite del día 26. En el caso del sector lucense, muchos establecimientos ya llevan varios días cerrados, adelantándose así a la orden ministerial, y en varios ya era imposible efectuar reservas desde ayer y hasta el mes de abril, aunque esta fecha de reapertura siempre es algo estimado, ya que será el gobierno el que levantará la suspensión.

En el caso, por ejemplo, del Hotel Santiago, cerró el martes, mientras que el Méndez Núñez desde la semana pasada no está operativo. Según explica el director de este establecimiento, desde el miércoles de la semana pasada estaban prácticamente cerrados. «Tiñamos un grupo que tiña reserva ata o sábado e atendémolos, pero xa eran os únicos», explica José Manuel Fernández.

«Esta crise sanitaria está afectándonos ao 100 %, é un peche absoluto, un desastre total a nivel de negocio, pero a saúde é o primeiro», razona el responsable del Méndez Núñez, que también dirige el Ciudad de Lugo. En el caso de este hotel, sus habitaciones son apartamentos y, atendiendo a las excepciones que marca la normativa, seguirá alojando a unos clientes. Pero se trata de un caso muy puntual.

«A norma establece que se poidan facer excepcións con clientes de longa estancia que xa estiveran no hotel antes de que se declarara o estado de alerta. No noso caso, hai uns veciños que, por motivos de obras nas vivendas, contrataran unha estancia de máis dun mes. Como non teñen que acceder a servizos comúns e teñen chave, poderán seguir aloxados alí», detalla Fernández.

La excepción a la norma

Porque esa es la excepción a la orden ministerial, que contempla situaciones en las que los huéspedes no se encuentren por turismo, sino por períodos largos, y no tengan que acceder a servicios comunes. Así sí podrá seguir operando algún establecimiento, aunque se da por hecho de que serán situaciones excepcionales.

El Méndez Núñez, uno de los hoteles clásicos de la ciudad, ya ha recurrido al ERTE para sus empleados, que alcanzan la treintena, a la espera de que se solvente la crisis sanitaria, que ha dado un terrible hachazo al sector.

Por otra parte, la Xunta ha preguntado a los establecimientos de hotelería, a través de sus colectivos, quiénes estarían dispuestos a acoger a personal de servicios como salvamento marítimo o brigadas contra incendios en caso de ser necesario. Concretamente, y según fuentes del sector, en la provincia buscaría dos hoteles en los que dar cobijo a los trabajadores si fuese preciso. La idea es que sean los propios negocios los que se ofrezcan y que estos permitan que los huéspedes puedan quedarse en el establecimiento sin que se incumpla ninguna norma de las establecidas. Ya hay hoteles lucenses valorando ponerse a disposición del gobierno autonómico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los hoteles de Lugo empiezan a cerrar, cumpliendo la orden de Sanidad