La Guardia Civil de Tráfico, a los conductores: «Se acabó la pedagogía, uno por coche»

Las patrullas vigilan las carreteras para identificar a los aumotovilistas y saber cuál es el motivo de su desplazamiento

«¿De dónde viene?». Los controles de tráfico son numerosos. Los agentes preguntan a los conductores el motivo de sus desplazamientos, y si estos no están justificados se tramita una denuncia. La conversación con el conductor se hace a distancia, como se ve en la foto
«¿De dónde viene?». Los controles de tráfico son numerosos. Los agentes preguntan a los conductores el motivo de sus desplazamientos, y si estos no están justificados se tramita una denuncia. La conversación con el conductor se hace a distancia, como se ve en la foto

Redacción / La Voz

¿No sabe que no pueden ir dos personas en el coche? ¿Adónde va? ¿Dónde trabaja? ¿Qué horario tiene en el trabajo? Y en caso necesario, nombre completo, DNI y fecha de nacimiento para poder comprobar si lo que el agente escucha es la verdad. Así son los controles que las patrullas de la Guardia Civil de Tráfico están haciendo en la carretera para hacer cumplir las normas de seguridad que establece el real decreto por el que se declaró el estado de alarma. Hubo un tiempo de información, de explicaciones, ahora ya no es así, sobre todo con los que incumplen conscientemente las órdenes.

«Se acabó la pedagogía. En los coches solo puede ir el conductor, salvo que llevar a más personas esté justificado», advierte Héctor Teixeira, guardia civil del Sector de Tráfico de Galicia. Él y Paco, su compañero, que va en otro coche patrulla por seguridad, llevan toda la jornada del sábado explicándoles a decenas de conductores que no puede ir más de una persona en el coche, salvo casos muy excepcionales. «Pero no es porque nosotros queramos, es que se considera que el coche es un lugar de fácil contagio y es más seguro que vaya solo una persona». A pesar de esas explicaciones y de las elevadas dosis de información diarias sobre el coronavirus, hay gente que prefiere no atender esas instrucciones de salud pública y que trata de engañar a los agentes. «No nos engañan a nosotros, solo aumentan sus posibilidades de contagiarse», explica Teixeira. En unas horas de patrulla por las carreteras del entorno de la ciudad de A Coruña impusieron diez denuncias por incumplimientos graves.

A por pescado a A Coruña

Una de ellas fue para un conductor de mediana edad que circulaba en su turismo acompañado de su esposa. Procedían de Irixoa y se dirigían a la ciudad de A Coruña. Unos veinte minutos en coche para acudir a un centro comercial a hacer una compra. «Non ía quedar soa na casa», alegó la mujer. El conductor fue denunciado por incumplir la ley de protección civil. Es una infracción grave, 1.500 euros. La misma denuncia le impusieron a otro conductor que causó la sorpresa de los agentes cuando explicó las razones de su salida. En este caso iba solo, pero el motivo de su desplazamiento no estaba contemplado entre los permitidos. Iba al mercado de la plaza de Lugo, en la ciudad de A Coruña, a comprar pescado. Lo hacía así todos los sábados.

Pese a estos casos, lo cierto es que, en general, la aceptación de la situación del estado de alarma está siendo mayoritaria. El tráfico ha caído más de un 50 % en las carreteras gallegas, y en algunas horas punta ese porcentaje se dispara. Ayer sábado tampoco había mucha circulación. Sí se veían coches en los aparcamientos de algunos hipermercados al lado de la carretera N-VI.

Que no haya accidentes

Los dos agentes coinciden en destacar ese descenso. La mayoría van o vienen al trabajo. Y en casi todos los coches va solo una persona. La Guardia Civil tiene orden de parar a todos los vehículos para comprobar la razón de su viaje. Como eso es imposible, interceptan a los que lleven a más de una persona para que justifiquen por qué están incumpliendo el estado de alarma.

Cuando paran a un coche, los guardias civiles también se la juegan. Mantienen la distancia social para hablar con el conductor, la suficiente para preguntarle de dónde viene y adónde va. Y siguen con su labor de seguridad vial, porque sigue habiendo alcoholemias al volante y otras imprudencias en la carretera. Y un accidente con heridos solo puede empeorarlo todo en los hospitales ahora saturados por el coronavirus.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La Guardia Civil de Tráfico, a los conductores: «Se acabó la pedagogía, uno por coche»