El capitán del COB: «Es un duro golpe de realidad y una prueba difícil para todos»

Kevin Van Wijk aprovecha para estar con su familia y hacer postres


Ourense

Un ejemplo en la pista y fuera de ella. Así es el capitán del COB, Kevin Van Wijk, que vive esta difícil situación lejos de su país, sin lo que más le gusta, el baloncesto y haciendo que a su hijo pequeño se le pasen las horas y los días de la mejor forma posible sin salir de casa.

Para el ala-pívot holandés la situación es muy extraña y desconocida: «Nunca viví nada igual y lo hablo con mi mujer cada día al levantarme que es como si se acabase la temporada, pero nunca me vi sin jugar en el mes de marzo y es como si no tienes obligaciones en tu trabajo y solo tienes que dedicarte a tu mujer y tu hijo». Pero, precisamente, el tenerlos a los dos es algo fundamental para Kevin «porque hace que tengas que hacer cosas, inventar cada día para que el niño lo pase bien y esté activo, con sus rutinas diarias, pero metido en casa y por ello juegas al baloncesto, inventas juegos, tiene su tiempo para el estudio, ver la tele, haces ejercicio y como a él le gusta mucho la cocina, me ayuda también en eso».

Porque a Van Wijk le encanta hacer postres, algo para lo que tiene más tiempo, aunque no abusa porque lo tiene claro: «No quiero engordar y si hacemos muchos, la tentación la tienes y es difícil contenerse. Digamos que haces algo, pero como no puedes repartirlo con gente para que lo pruebe y lo valore, tengo más tiempo para pensar cómo mejorar lo que ya hago y para innovar».

En general esta primera semana de aislamiento la califica como «positiva» y es de los que de algo negativo cree que se puede sacar algo bueno para el futuro «debe hacernos reflexionar a todos lo que hicimos y como nos comportamos en una situación así para cambiar muchas cosas en el futuro. Creo que es un duro golpe de realidad el que nos ha llegado y una prueba muy difícil para todos, pero que vamos a superar y de la que saldremos reforzados».

Y a nivel de profesional, tiene claro que será muy difícil que este año vuelva a haber baloncesto en el Pazo. «Nadie puede asegurar nada, pero parece muy complicado porque esto va para largo y cuando nos recuperemos la vuelta a la normalidad también será paulatina y más si en la propia liga hay casos de la enfermedad que retrasará todo más», explica. En ese sentido no está preocupado por su situación personal ni por la del resto de compañeros de equipo en lo económico: «Hablamos mucho entre todos y con el club y tengo claro que habrá una solución entre todos para que nadie salga perjudicado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El capitán del COB: «Es un duro golpe de realidad y una prueba difícil para todos»