Muere Carlos Falcó, que estaba hospitalizado por coronavirus

Pilar Vidal COLPISA

SOCIEDAD

El marqués de Griñón y padre de Tamara Falcó tenía 83 años. Se encontraba ingresado en el mismo centro que Lorenzo Sanz y Esperanza Aguirre

21 mar 2020 . Actualizado a las 00:47 h.

Carlos Falcó, marqués de Griñón, falleció este viernes a los 83 años en el hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid, donde permanecía ingresado desde el pasado domingo cuando llegó aquejado por un resfriado que derivó en una neumonía hasta dar positivo en coronavirus. Al centro hospitalario llegó acompañado de su segunda hija, Xandra, marquesa de Maribel. Desde entonces y por culpa del aislamiento, su familia permanecía en contacto con él vía telefónica porque no podía recibir visitas. Tampoco habían querido hacer pública la noticia para evitar la presión mediática.

Pero el virus pudo finalmente más que sus fuerzas por salir adelante. Su cuarta y última esposa, Esther Doña, de 41 años, permanece recluida en el nuevo piso que la pareja había alquilado en Madrid porque, según fuentes cercanas, también dio positivo en el test de coronavirus, pero sus síntomas no requerían de ingreso hospitalario, pero sí de cuarentena domiciliaria. Sus cinco hijos, Manolo, Xandra, Duarte, Aldara y la más mediática Tamara, están destrozados. Precisamente esta última, que llevaba días angustiada por el empeoramiento progresivo de su padre, compartía este mismo viernes en sus redes sociales una cariñosa imagen de pequeña junto a él en la que decía: «Esta foto describe la relación con mi padre. Papi tú no tienes Instagram, pero como siempre te enteras de todo lo que hago, que sepas que te quiero y eres el mejor padre que jamás podría desear».

Más allá de sus apariciones en el papel 'couché', el conocido aristócrata fue un ingeniero agrónomo que volcó su amor por la naturaleza cultivando vides y olivos. Se convirtió en un empresario romántico que luchó hasta el último de sus días por defender su principal empresa, Marqués de Griñón Family Estates S.A, que elabora aceite de oliva y vinos que gozan de alta reputación. Hace justo dos años salía al paso de las informaciones sobre una supuesta falta de liquidez asegurando que su marca estaba valorada entre diez y once millones de euros. Falcó reconocía arrastrar una deuda de alrededor de 4,5 millones, una cantidad pequeña según él en relación a sus activos. El principal de todos ellos es la finca El Rincón (Aldea del Fresno, al sureste de la Comunidad de Madrid), que además de las hectáreas de viñedo, cuenta con un palacete de mediados del siglo XIX rodeado de jardines.