Una enfermera vasca, primera víctima entre los sanitarios

Llevaba una semana hospitalizada y falleció el miércoles por la noche


Una enfermera de 52 años del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) es la primera víctima en España del COVID-19 entre el personal sanitario, según informó esta mañana en una comparecencia pública el lehendakari, Íñigo Urkullu, que le transmitió un mensaje de pésame a la familia y llamó al esfuerzo colectivo para luchar contra la pandemia.

La profesional falleció la pasada noche «tras pasar una semana hospitalizada» en Basurto, según los pocos datos que ha ofrecido Urkullu, quien le mandó su pésame a la familia, a las compañeras y personas allegadas de la enfermera, aparte de llamar a «un esfuerzo personal y familiar para mantener el confinamiento y atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias».

Este fallecimiento se suma, tal como recoge la agencia Efe, a las otras 12 personas muertas en las últimas horas, con lo que el total de víctimas por coronavirus en el País Vasco se eleva ya a 53. Las 217 infecciones detectadas en las últimas horas suman un total de 1.190 casos en la comunidad.

Galicia añade cien contagios más en 24 horas y el quinto muerto

E. Álvarez
Urgencias del Chuac
Urgencias del Chuac

El número de altas se mantiene en cuatro

Las previsiones de que los casos de coronavirus comenzarían a crecer de forma exponencial se están cumpliendo en Galicia. En solo 24 horas el balance de la Consellería de Sanidade ha pasado de 333 a 444 pacientes positivos en SARS-CoV-19, más de un centenar de nuevos casos en un día. A Coruña, con varios focos, como el del centro social de Feáns y el de Aspronaga, acumula el mayor número de contagios. Son ya 136 frente a los 108 de hace 24 horas, mientras que en Vigo se han disparado a 84, 35 más en un día.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Una enfermera vasca, primera víctima entre los sanitarios