La previsión más insólita: Galicia tendrá una primavera más seca que el resto de España

Los modelos meteorológicos rara vez ofrecen este tipo de precisión en la información espacial. La comunidad encará, según la Aemet, tres meses con muy poca lluvia y temperaturas por encima de la media


Galicia despide este viernes el invierno más cálido del siglo XXI y el tercero desde 1971. La anomalía positiva de la temperatura media durante la estación ha alcanzado 1.5 grados. La Aemet destaca en su informe el carácter extremo del pasado mes de febrero, cuando se registraron anomalías de 2,9 grados sobre los valores normales y cifras de hasta 25,4 grados de máxima en localidades como Ourense. «Hemos tenido un claro predominio de masas de aire de naturaleza subtropical y por eso han sido tan elevadas las temperaturas», señala Francisco Infante, delegado de la Agencia Estatal de Meteorología en la comunidad.

Los inviernos cálidos ya no son, de todas formas, ninguna sorpresa. Este año, además, no ha habido ningún evento atmosférico singular como El Niño que pudiese interferir en el comportamiento de la temperatura. «Invierno tras invierno se va confirmando la tendencia que se ajusta al contexto de calentamiento en el que nos encontramos, lo cual no quiere decir que una determinada estación pueda ser más fría», confiesa. De hecho la propia Aemet ha recordado que también sido un invierno muy cálido a nivel global y el más cálido jamás registrado en Europa. 

La Aemet ha publicado también su previsión estacional para la primavera. Y aunque en las latitudes medias siempre hay que tomar con mucha cautela este tipo de información, sobre todo en esta época de variabilidad atmosférica, la apuesta de la agencia española coincide con otras que se ya han publicado por parte de instituciones científicas como la NOAA (Agencia del Océano y la Atmósfera de Estados Unidos) y el servicio Copernicus de la Comisión Europea. «Serán unos meses más cálidos de lo normal en toda la Península, también aquí en Galicia». En el próximo trimestre tampoco se espera que aparezca ningún tipo de fenómeno que eleve las temperaturas por encima de la media. Todo apunta a que se mantiene la misma situación del invierno. «Dado que no hay ningún patrón climático que provoque algún cambio sustancial sobre la situación en la que nos encontramos ahora mismo parece que se va a mantener esta persistencia de entrada de masas de aire cálido», comenta Infante.

Los próximos tres meses además de cálidos serán secos. Y aquí hay un hecho sorprendente y es que los modelos están apuntando a que en el noroeste de la Península la situación será seca que en el resto. «De momento desconocemos por qué están señalando esto para Galicia. En las próximas semanas tendremos más información. Lo que está claro es que los modelos no suelen ser tan preciosos en lo referente a al grado de resolución espacial», confiesa el meteorólogo.

Esta previsión a largo plazo tiene ya se percibe en el pronóstico para los próximos días. Al margen del episodio de tormentas previsto para este fin de semana, los mapas muestran que el anticiclón de las Azores, sinónimo de cielo despejado en Galicia, está con fuerza y asentando al norte de la Península. La semana que viene se espera una circulación del nordés que dejará ese tiempo seco que nos anuncian para la primavera. Habrá que esperar si puede tener influencia para acabar con el virus.

Radiación ultravioleta, la clave para acabar con el virus

Xavier Fonseca

La llegada de la primavera aumentará la incidencia de esta radiación natural, pero el estado del cielo será determinante para su distribución

En estos días de confinamiento hay quien considera que el tiempo es un tema menor. Al fin y al cabo, si nadie puede salir de sus casas, ¿a quién le importa si el cielo está despejado o no y si hace más o menos frío? Sin embargo, conocer las condiciones atmosféricas en estos momentos resulta más imprescindible que nunca. La meteorología puede jugar un papel fundamental en la crisis generada por el coronavirus. Aunque se desconoce cómo le afecta exactamente la temperatura, lo que parece bastante claro es que la radiación ultravioleta puede ayudar a acabar con el virus. En China se han improvisado espacios de limpieza a base de luz ultravioleta para desinfectar algunos medios de transporte públicos. Muchos autobuses se someten diariamente a baños de luz ultravioleta para acabar con el virus. «Creemos que se trata de un virus estacional y, por tanto, cuando venga un tiempo más seco y aumente la energía solar, los contagios por contacto con objetos inanimados contaminados serán prácticamente nulos», explica Carlos Pereira, profesor de Virología en la Universidad de Santiago. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La previsión más insólita: Galicia tendrá una primavera más seca que el resto de España