Pilar Ramos: «Somos los grandes olvidados en todo esto»

La directora de la principal patronal madrileña de atención a dependientes denuncia que «para los jugadores de fútbol hay pruebas, para nuestros trabajadores, no»


Pilar Ramos preside AMADE, entidad que representa a unas 200 residencias de mayores de la Comunidad de Madrid, donde dirige nueve de estos centros. Además, es la vicepresidenta de CEAPs, la gran patronal estatal.

—¿Cuál es la situación exacta del sector ante la pandemia?

—Desesperante, la crónica de una muerte anunciada. La pena es que tengan que darse todos estos fallecimientos para que se ponga el foco en las residencias. Y una vez más, por algo negativo. Se pasa por alto el trabajo de contención que se ha hecho, sin herramientas, con el personal trabajando a pecho descubierto porque no nos han facilitado ningún EPI [equipo de protección individual], con unas ordenanzas que no fueron lo suficientemente restrictivas desde el principio... Actuamos de tapón, si ese tapón desaparece... Si ahora hay colapso en la Sanidad, no saben lo que vendría.

—¿Cómo valora las últimas decisiones de la Administración?

—Veo, por ejemplo, que los protocolos establecen mascarillas, pero los centros no tienen porqué contar con ellas, muchos no han podido aprovisionarse. Somos los grandes olvidados en todo esto. Sobra decir que hay que cubrir las necesidades del sistema sanitario, está clarísimo, pero nosotros también necesitamos material y no se nos está facilitando. Recibimos buenas palabras, nos dicen que no hay, pero luego si pasa algo nos señalan enseguida. Eso, por decirlo suavemente, me tiene enfadada.

—¿Cómo se vive el día a día en las residencias?

—He estado en dos centros hoy y veo que el desempeño de los trabajadores es ímprobo. Espectacular. Con una energía increíble pese a la situación. ¡Y nos piden que hagamos Skype cada día con los familiares! No entienden que en cada centro puede haber más de cien personas, la mayoría con un alto nivel de dependencia, o trastornos cognitivos. Estas decisiones las toman gente que no ha pisado nunca una residencia. Cómo vamos a contactar con cien familias, muchas de las cuales están compuestas por gente mayor que no tiene herramientas en sus casas. ¿Por qué el trabajador tiene que poner su teléfono personal a disposición de nadie?

—La situación habrá disparado la inquietud de los familiares.

—Nos dicen que tienen el derecho de hablar con su familiar. Y tendrán el derecho, pero no la oportunidad. En una situación en que se están extremando los niveles de limpieza, de acompañamiento, de control sanitario... Con plantillas con goteos de pérdidas, porque tenemos que dejar a gente en cuarentena al menor síntoma. Porque no hay controles para nuestro personal. Para la presidenta de la comunidad autónoma, para ministros, para el presidente y sus familiares... Para los jugadores de fútbol. Ahí conocemos todo, sabemos quién da positivo sin necesidad de síntomas; pero para nuestros sanitarios, a los trabajadores, no hay prueba. La presidenta de la comunidad se puede quedar en su casa y teletrabajar, pero el sanitario no puede hacerlo. Y digo esto de la señora del PP, del señor de Podemos y del de cualquier color político.

—¿Qué futuro contempla?

—Acabará replicándose esto en todas partes. Porque las barreras son insuficientes. Nuestros trabajadores vuelven cada día a una casa en la que tienen padres, parejas, hijos... A esos cómo los protegemos. De dónde saco un material que no me facilitan. Si ni siquiera puedo darle una mascarilla para que use en cada turno. Pero no, la cosa es que el acceso hay que autorizarlo por las suspicacias. Señores, a los mayores en nuestras residencias no se les maltrata. Pensar eso es denigrante, y mucho más en la situación actual, con gente echando el resto, doblando turnos, ofreciéndose a cubrir al compañero que ha caído enfermo... Mire, los aplausos a los sanitarios están justificadísimos, ole por ellos, pero veo a nuestros trabajadores, o a los de los comedores sociales, atendiendo a los más vulnerables sin poder acceder a las herramientas de protección apropiadas... Aquí nos estamos olvidando de alguien.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pilar Ramos: «Somos los grandes olvidados en todo esto»