La odisea de 39 horas de una jueza de gimnasia rítmica para volver a Vilagarcía desde Egipto

El coronavirus dilató el regreso de Sandra Estrada, que participó en el Campeonato de África, clasificatorio para los Juegos de Tokio


Vilagarcía / La Voz

«Hoy soy persona. Ayer -por el lunes- me encontraba dormitando todo el día de puro agotamiento». Al otro lado del teléfono Sandra Estrada nos cuenta desde su domicilio en Vilagarcía la odisea que ha pasado para volver a casa tras haber disfrutado del que es su nuevo techo en doce años de carrera como jueza internacional de gimnasia rítmica. 39 horas de viaje para cubrir los algo más de 4.000 kilómetros de distancia entre la ciudad egipcia de Sharm El Sheikh, donde participó en el Campeonato Africano y Preolímpico Continental de su deporte, y la capital arousana; efecto colateral de las medidas radicales que se empezaron a tomar ante el rápido avance del coronavirus en España.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
PAPEL LOS 7 DÍAS
Disfruta al recibir en casa el periódico en papel toda la semana, accede a la réplica en PDF y a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP

La odisea de 39 horas de una jueza de gimnasia rítmica para volver a Vilagarcía desde Egipto