El rey pide que se olviden las diferencias y unidad en la lucha contra la pandemia

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño MADRID / LA VOZ

SOCIEDAD

«Este virus no nos vencerá, nos hará más fuertes como sociedad», afirma Felipe VI

19 mar 2020 . Actualizado a las 15:53 h.

«Debemos dejar de lado nuestras diferencias. Debemos unirnos en torno a un mismo objetivo, superar esta grave situación. Y tenemos que hacerlo juntos, entre todos, con serenidad y confianza, pero también con decisión y energía. Tenemos que resistir». En su discurso dirigido a la nación, Felipe VI envió anoche un mensaje de esperanza ante la pandemia del coronavirus y de ánimo por los duros sacrificios que afrontan los españoles para combatirla confinados en sus casas. Pero también una invitación a enfrentarse con coraje y unidad a una crisis sin precedentes que calificó de «seria y muy grave». El monarca expresó su apoyo y respeto a todos los trabajadores de la sanidad, a los que agradeció su «profesionalidad, entrega a los demás, coraje y sacrificio personal» que constituye según dijo «un ejemplo inolvidable», y a los que calificó como «la vanguardia de España en la lucha contra esta enfermedad».

«La primera línea de defensa»

«Sois nuestra primera línea de defensa», les dijo, añadiendo que los españoles nunca podrán agradecerles bastante lo que están haciendo por su país. Se sumó también a las muestras de cariño y solidaridad que están recibiendo espontáneamente por parte de los ciudadanos confinados en sus hogares. «No os puede sorprender que desde las casas de toda España se oiga un aplauso emocionante y sentido. Un aplauso sincero y justo, que estoy seguro que os reconforta y os anima», les dijo. Extendió ese agradecimiento y esas muestras de gratitud «a todas las personas, entidades y servicios públicos, sin excepción, que están ayudando y se están sacrificando por los demás».

Dirigió muy especialmente un mensaje de «cariño y afecto» en nombre de la reina, de la princesa Leonor y la infanta Sofia «a tantas familias en toda España que desgraciadamente han sufrido la pérdida de alguno de sus seres queridos» y a los que están afectados «tanto en lo personal como en vuestro entorno» por el COVID-19 y sus consecuencias. «A todos vosotros, mucha fuerza y mucho ánimo», afirmó.

«Hay momentos en la historia de los pueblos en los que la realidad nos pone a prueba de una manera difícil, dolorosa y a veces extrema. Momentos en los que se ponen a prueba los valores de una sociedad y la capacidad misma de un Estado», señaló en referencia a la situación creada por el coronavirus. Se mostró seguro, sin embargo, de que «todos vamos a dar ejemplo, una vez más, de responsabilidad, de sentido del deber, de civismo y humanidad, de entrega y esfuerzo» y, sobre todo, «de solidaridad, especialmente con los más vulnerables, para que nadie pueda sentirse solo o desamparado». «Somos una sociedad en pie ante la adversidad», incidió en su mensaje de ánimo.

El jefe del Estado aseguró que esta es una crisis «que estamos combatiendo y que vamos a vencer y a superar». «Este virus no nos vencerá», sostuvo, en una invitación a mantener la confianza de cara al futuro porque esto es, según dijo, «un paréntesis en nuestras vidas» tras el que «volveremos a la normalidad, sin duda». «Este virus no nos vencerá». Al contrario, mostró su convicción de que «nos va hacer más fuertes», alumbrando «una sociedad más comprometida, más solidaria, más unida». «Una sociedad en pie frente a cualquier adversidad», señaló.

Recuperación económica

En su intervención, explicó que esta crisis «nueva y distinta» pone en riesgo «nuestra salud en cada rincón de España, pero también, y de forma muy traumática, altera y condiciona nuestras costumbres y el desarrollo normal de nuestras vidas, el empleo y nuestras empresas. En definitiva, nuestro bienestar». Pero aseguró que los españoles «recuperaremos la normalidad de nuestra convivencia, la vida en nuestras calles, en nuestros pueblos y ciudades, la economía, los puestos de trabajo, nuestras empresas, nuestros comercios y nuestros talleres». «España recuperará su pulso, su vitalidad y su fuerza», indicó en su arenga.

Recordó que a lo largo de los años España ha pasado «por situaciones muy difíciles y muy graves», pero se mostró seguro de que «esta también la superaremos porque España es un gran país, un gran pueblo que no se rinde ante las dificultades». De cara a los días difíciles y a los duros sacrificios que todavía aguardan a los españoles, invitó a todos a «resistir», «aguantar» y a «adaptar nuestros modos de vida y nuestros comportamientos a las indicaciones de nuestras autoridades y a las recomendaciones de nuestros expertos para ganarle al virus». «Todos debemos contribuir a ese esfuerzo colectivo con nuestras actitudes y nuestras acciones, por pequeñas que sean», añadió.

Segundo mensaje a la nación

El mensaje del jefe del Estado es el segundo que dirige a la nación desde su proclamación, al margen de tradicional discurso navideño. El anterior tuvo lugar el 3 de octubre del 2017, dos días después del referendo ilegal celebrado en Cataluña. Entonces, instó a «los legítimos poderes del Estado» a «asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña». Dos semanas después, el Gobierno decidió aplicar el artículo 155 de la Constitución.