Así condiciona el coronavirus la vida diaria en un pueblo

Edificios públicos y negocios de A Fonsagrada imponen restricciones, los negocios están cerrados y el Concello limpia a diario las calles


A FONSAGRADA / LA VOZ

La vida ha cambiado mucho para muchos en pocos días. La epidemia de coronavirus derivó en la implantación del estado de alarma, lo que supone restricciones para las personas. No solo las grandes ciudades están afectadas por la situación, sino que pueblos pequeños y medianos soportan esos impedimentos y las consiguientes medidas.

En una localidad como A Fonsagrada, por ejemplo, servicios públicos imponen restricciones para la permanencia de personas en sus locales, y en los negocios que aún pueden seguir abiertos se ve cómo entran y salen clientes con mascarilla. Otros comercios han tenido que cerrar, mientras el Concello limpia y desinfecta a diario las calles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Así condiciona el coronavirus la vida diaria en un pueblo