Las cárceles se blindan: suspendidas visitas y permisos de salida

Interior rectificó la orden que autorizaba entrevistas con mampara y teléfono al no ser prioritarias


VIGO / LA VOZ

Nadie y puede entrar y salir de las cárceles salvo el personal laboral. El blindaje para evitar infectados de coronavirus se aplicó tras momentos de tensión entre las plantillas y las direcciones de cada centro, que a su vez, y solo en algunos casos, se plantaron ante sus superiores en el Ministerio del Interior, concretamente en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. El decreto que limita la libre circulación entró en vigor a última del sábado. Coincidió con la suspensión de las visitas que implican contacto físico, las conocidas como vis a vis. El riesgo era demasiado elevado. La gran sorpresa saltó en la mañana del domingo con una orden emitida por Instituciones Penitenciarias unas horas antes, pero posterior al decreto, y al que ha tenido acceso La Voz: «Se autorizarán las comunicaciones por locutorios de aquellas personas que ya se hayan desplazado al centro», dice su frase más destacada.

La orden, sin firmar y solo con el membrete ministerial, provocó nerviosismo en numerosos centros, que cada uno resolvió sobre la marcha. En el penal de A Lama (Pontevedra), por ejemplo, los funcionarios, tras entrevistarse con la dirección «en medio de una gran tensión y sin llegar a acuerdos», llamaron a la Subdelegación del Gobierno para denunciarlo. «Fomos os sindicatos os que chamamos para que souberan a situación. Non sabemos o que pasou logo, o único seguro é que a partir das 15.00 horas a Garda Civil impedía o acceso andando ou en coche», explica un funcionario antes de añadir otro: «La dirección no quería saltarse la orden de Madrid, que incumple el decreto de libertad de movimiento aprobado horas antes. No entienden que en cada visita se juntan 40 o 50 personas que vienen a ver a sus familiares o amigos. Todos vienen del exterior y se juntan en una sala sin medidas de distancia, luego pueden acceder hasta cuatro personas a un locutorio, que es muy pequeño y todas usan el mismo teléfono. Pues eso pasó hasta el domingo en todas las cárceles de España».

Teixeiro

Las tensiones afloradas el domingo por la orden de Interior se solventaron de forma muy distinta en Teixeiro, la otra cárcel gallega, con A Lama, de máxima seguridad. Explican los trabajadores consultados que la dirección secundó a la plantilla, que consideraba inseguro prolongar las visitas al locutorio. «Es peligroso para los propios visitantes y funcionarios. Si nosotros nos infectamos será nocivo para los presos, es lógica pura», añaden dos trabajadores antes de reconocer la valentía y el sentido común de los responsables de Teixeiro al secundar a la plantilla en detrimento de la orden oficial.

Los trabajadores también denuncian falta de medios sanitarios a la vez que se preguntan, en un ejercicio de honestidad al conocer al dedillo sus centros de trabajo, cuánto tiempo podrán aguantar los reos consumidores de heroína en pasar el síndrome de abstinencia. En el 2019 se incautó, a falta de datos oficiales, más droga que nunca en algunas cárceles. Heroína en muchos casos: «Eso se terminó al suspender las visitas y los permisos a los reos, no hay forma de colar nada. Es cuestión de tiempo saber qué pasará».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las cárceles se blindan: suspendidas visitas y permisos de salida