La alarma también cierra dos cementerios

Vilagarcía y O Grove clausuran los recintos dada la gran cantidad de personas que acudían a ellos

l. castro
redacción / la voz

Suelen ser lugares solitarios y tranquilos, en los que la densidad de las ausencias es lo único que carga el ambiente. Pese a ser espacios particulares, los cementerios no son una excepción a ese estado de alarma en el que se halla inmerso el conjunto del país. Aunque algunos pareciesen pensarlo así. Ayer, el alcalde de O Grove, José Cacabelos (PSOE) se encontraba a media mañana con que muchos vecinos, la mayoría de edad avanzada, seguían acudiendo al camposanto para reponer flores, limpiar nichos y embellecer las tumbas de los suyos. Perplejo ante ese comportamiento, el alcalde meco decidió, en un primer momento, colocar una serie de carteles anunciando que estamos en estado de alarma y que las visitas al cementerio, como las visitas a cualquier otro lugar, están prohibidas: hay que quedarse en casa, a no ser que exista una razón de fuerza mayor. Pero no tardó el alcalde demasiado tiempo en rectificar su decisión y, directamente, cerrar la puerta del cementerio. Solo se abrirán para los entierros.

O Grove no es el único municipio que ha decidido cerrar el cementerio. El alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, firmó ayer la tercera resolución desde el inicio de la crisis sanitaria. En esa resolución, en la que dando cumplimiento a las directrices del gobierno se ordenó el cierre de las playas y de todas las áreas recreativas del Concello, el alcalde ordenó también «o peche dos cemiterios municipais, aos que só se poderá acceder nos casos de inhumacións ou exhumacións, pero non para labores de mantemento ou simple visita».

En suspenso

La resolución firmada ayer da forma jurídica a los acuerdos adoptados el lunes por la comisión de seguimiento de la crisis, de tal forma que, de acuerdo con las instrucciones del Ministerio de Hacienda que aconsejan anular los anuncios de licitación, «o Concello suspende os prazos de procedementos en curso como actos administrativos, xurídicos, fiscais, sancionadores, licenzas urbanísticas, matrícula de escolas infantís ou calquera outro». Es decir, se han quedado parados los contadores de tiempo para realizar matrículas, pagar impuestos, etcétera. «Os prazos volverán estar en vigor unha vez que se levante o estado de alarma», explica Ravella.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La alarma también cierra dos cementerios