Los fisios piden el cierre del sector, con la palista Teresa Portela al frente

pablo penedo / A. Gerpe RIBEIRA, VILAGARCÍA / LA VOZ

SOCIEDAD

Portela y Mascato han decido cerrar el negocio
Portela y Mascato han decido cerrar el negocio MARTINA MISER

El colegio profesional gallego informa a la Xunta de que el grueso del ramo ya bajó la persiana para no ayudar a propagar el coronavirus

18 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

En la noche del sábado la comparecencia del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, informando de las restricciones fijadas por el decreto de alarma sanitaria pusieron en pie de guerra al sector peluquero, en contra de su inclusión entre las actividades al público autorizadas a permanecer abiertas. Poco más de 24 horas después, Teresa Portela, la mujer llamada a hacer historia en el deporte español camino de sus sextos Juegos Olímpicos, ponía voz en las redes sociales a la queja de un colectivo mucho más reducido que el peluquero, la fisioterapia, que reclama lo mismo si no por idénticas, sí por muy similares razones.

«Soy deportista de élite, pero también fisioterapeuta, y quiero hacerme eco de un problema realmente grave que estamos teniendo», comenzaba su mensaje público la canguesa, que expone la contradicción entre el hecho de que «como deportista no se me permite ir al río a entrenarme» por las restricciones a la circulación de personas, pero sí dar servicio en la clínica de fisioterapia que gestiona en O Grove junto a su pareja, el canoísta olímpico David Mascato, y con cuatro profesionales más en nómina. Una situación derivada de la consideración de los fisios como personal sanitario. Por su parte, apunta, han decidido cerrar por una cuestión de responsabilidad.

«No podemos estar abiertos. Tanto por nosotros, como por nuestros pacientes, entre ellos, mayores con patologías, porque —subraya Portela— no podemos garantizar las medidas de seguridad necesarias. No tenemos el material de protección que se necesita cuando nuestro trabajo hace imposible mantener la distancia de seguridad, y se desarrolla con nuestras manos», lo que los convierte en un potencial acelerante de la propagación del coronavirus de continuar prestando ahora sus servicios, advierte.

Su decisión de cerrar, cuentan Portela y Mascato, habría sido secundada por la inmensa mayoría del sector privado, que engloba alrededor del 90 % de los afiliados al Colexio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia.

El presidente de este último habría enviado el martes al conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, una carta con un informe del colegio en el que «se solicita el cierre inmediato de todos los centros y unidades de fisioterapia en Galicia», más allá de los servicios de cobertura a las actuaciones hospitalarias urgentes.

La misiva comparte los argumentos desgranados por Portela, a los que suma que la mayoría de los tratamientos de sus colegiados «pueden ser pospuestos por su carácter no urgente». Y añade el hecho de que tener la autorización para seguir trabajando provoca una situación de indefensión a la hora de poder acceder a las ayudas paliativas de ámbito económico y laboral que puedan adoptar las Administraciones públicas.

«Decidí cerrar por responsabilidad y sensatez hacia nuestros pacientes»

La fisioterapeuta de Ribeira María Martínez Paz figura entre los profesionales que reclaman al Gobierno central que decrete el cierre de las clínicas, que ya han solicitado desde el consejo general del Colegio de Fisioterapeutas. El lunes pasado crearon un grupo al que se han unido 400 profesionales autónomos de toda España para pedir que se adopte esta medida por la incertidumbre y el desamparo generados con la actual situación del COVID-19.

Por su parte, María Martínez explica las dificultades para garantizar las medidas de prevención: «Hace dos semanas llamé a los comerciales para adquirir geles y mascarillas, pero estaban desabastecidos. Fui a numerosos establecimientos de Ribeira y, al final, en un sitio pude conseguir cinco mascarillas de bricolaje. Nosotros estamos en contacto directo con los pacientes. Menos a nivel quirúrgico, los abordamos por todas partes», reseña.