«Usamos los fármacos que podemos, que han demostrado cierta eficacia»

Antonio Antela, médico internista que coordina la asistencia por coronavirus en Santiago, explica que a las personas ingresadas en los hospitales por coronavirus se les da un tratamiento usado para el sida

Antela coordina un equipo de internistas y neumólogos para el coronavirus en el Clínico de Santiago
Antela coordina un equipo de internistas y neumólogos para el coronavirus en el Clínico de Santiago

SANTIAGO / LA VOZ

En Galicia se trata el coronavirus con un fármaco utilizado hace años con pacientes de sida, como ocurre en otros lugares: «Es un fármaco antirretroviral, lopinavir potenciado con ritonavir, que resulta eficaz. Porque el coronavirus también tiene una proteasa (una enzima que rompe los enlaces de las proteínas), y este fármaco es un inhibidor de la proteasa, y es de los pocos tratamientos que tenemos, por eso lo usamos con preferencia. Hay datos de su uso en China, con buenos resultados», afirma Antonio Antela, médico internista de la sección de enfermedades infecciosas, de referencia en España para tratamiento de sida. Ahora coordina la asistencia de pacientes de coronavirus en el Clínico de Santiago.

-¿Es fácil disponer de ese fármaco?

-Si. Es un fármaco de marca. Hay que pedirlo para esta patología. Y como no está aprobado para el coronavirus hay que solicitar del paciente un consentimiento para poder utilizarlo.

-¿Qué resultados se obtienen?

-Estamos empezando con su uso. Por la experiencia recogida en la literatura es difícil saber su eficacia, pues no ha habido un ensayo clínico comparativo entre dar este fármaco y nada, o entre este fármaco y otro. Para esta epidemia de coronavirus se dieron una serie de fármacos que supuestamente podían tener alguna eficacia, y este parece ser de los que se acompañaban de una mejoría notable. Tenemos datos indirectos de su mecanismo de acción.

-¿Con qué pacientes se utiliza?

-Con quienes ingresan en el hospital, que son entre un 15 y un 20 % de las personas diagnosticadas, aunque ese porcentaje puede variar. A quienes están en casa, asintomáticos o levemente sintomáticos, no se les está tratando.

-¿Por qué puede variar el porcentaje?

-Depende de la situación. En Madrid han aprobado ya que se pueda definir un caso de coronavirus en función de la clínica exclusivamente. Es decir, dar como coronavirus toda neumonía que parezca vírica y que no tenga otra etiología. No necesita siquiera confirmar que tenga una prueba PCR positiva. Así hacían en China también cuando tenían muchos casos, para poder facilitar el manejo. Depende, pues, del número de casos que haya el que se confirmen o no.

-¿Es un tratamiento semejante al de una neumonía vírica?

-No hay un tratamiento común para todas las neumonías víricas; dependen del virus que la cause. El virus de la gripe puede causar una neumonía y tiene tratamiento específico, y que sabemos que es eficaz. O el virus de la varicela, que puede producirla también, y tenemos asimismo tratamiento específico. Este coronavirus es otro virus que puede producir neumonía y para el que hasta ahora no tenemos tratamiento específico. Los que tenemos hasta el momento son tratamientos que han demostrado cierta eficacia, pero que no han emergido de un ensayo clínico.

-¿Qué perspectivas existen?

-Se hacen ensayos clínicos con algunos antivíricos, uno de ellos en China, que in vitro parece que tiene mucha eficacia. Hay otros, como un antiparasitario que también muestra eficacia frente al coronavirus. Ahora usamos lo que podemos, los que han usado otros antes con cierta eficacia.

«Esto es empezar y explotar, estamos preparados para más pacientes»

Cuando una persona sospecha de que puede padecer una infección por coronavirus debe llamar al teléfono indicado para ese fin, para que le valoren y diagnostiquen, y no dirigirse al hospital. «Solo se ingresan en el hospital a quienes tienen una neumonía, los casos más graves» explica Antonio Antela.

—¿Dónde les ingresan?

—En Santiago van a ingresar en un ala, que está ya reservada para ellos, en la quinta planta del Clínico. Ahí van a atenderles un equipo de médicos de medicina interna con conocimiento de enfermedades infecciosas y neumólogos. Será un equipo fijo para llevar a esos pacientes, y que voy a coordinar yo.

—¿Esperan mucho trabajo?

—De momento tenemos pocos ingresados (cuatro en el área sanitaria de Santiago y Barbanza a primera hora de la tarde de ayer, uno de ellos en la uci), pero esto es empezar y explotar. Seguramente la próxima semana se incrementará de forma importante el número de pacientes. Estamos preparados para ello. Tenemos casi 40 camas para poder recibirlos. Espero que no se llenen, porque también están las ucis para los casos con insuficiencia respiratoria más grave, y que requieren ventilación asistida.

—¿Ve solución a este problema de salud en un plazo de entre dos y cuatro meses, como se dice?

—A lo mejor en menos tiempo, porque el clima nos puede ayudar: estamos más cerca de la primavera, y si la temperatura se eleva seguramente la transmisión va a ser menor. Además, la población en España es menor, y las medidas de contención se han tomado antes, ante la experiencia de otros países. Por eso esperemos que haya una menor repercusión que en China.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«Usamos los fármacos que podemos, que han demostrado cierta eficacia»