Radiografía del coronavirus español

La primera secuencia genética identificada en España revela que muta muy poco, mucho menos que la gripe estacional


redacción

El coronavirus Sars-CoV-2 es perezoso. Desde que surgió por primera vez en China hace cuatro meses —entre noviembre y diciembre en una fecha aún sin concretar— e inició su expansión por todo el mundo ha mutado muy poco. Lo ha hecho, pero mucho menos de lo que cabría imaginarse. Presenta una estabilidad sorprendente, hasta el punto de que el genoma del virus identificado en los primeros pacientes chinos apenas muestra diferencias con el que se acaba de secuenciar de los tres primeros enfermos españoles. Y tampoco lo hace con respecto al ADN de otras 529 muestras genéticas analizadas en distintos países.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Radiografía del coronavirus español