«Operación triunfo», el primer programa cancelado por el coronavirus

RTVE y Gestmusic aseguran que «no se puede mantener el formato» en el actual estado de alarma del país


La academia de Operación triunfo cierra sus puertas temporalmente. RTVE y la productora Gestmusic acaban de anunciar la suspensión temporal del programa debido a la actual crisis sanitaria que atraviesa España. Un comunicado del ente público sostiene que «no se puede mantener el formato de galas que caracteriza al talent musical» en el actual estaod de alarma, un impedimento que este domingo logró sortear modificando la mecánica del programa.

TVE anuncia que «la actividad en la academia y las galas se retomarán en cuanto la situación mejore y se pueda realizar el programa con absoluta normalidad».

La del 2020 se ha convertido en la edición más atípica del concurso musical de TVE. En la noche de este domingo, primer día del estado de alarma en vigor, OT emitió una gala sin expulsados y sin nominados, con presentador virtual y con una retransmisión desde la academica como medida preventiva.  

Operación Triunfo 2020 había sido, hasta esta novena gala, una edición muy diferente con respecto a las vividas en los casi 20 años que el programa acumulaba en nuestro país. Hubo polémica por supuestos comentarios machistas, por supuesto bullying y conductas agresivas e, incluso, por manifiestos protaurinos y políticos, sin embargo, esta noche ha ocurrido lo nunca antes visto: una gala especial emitida desde dentro de la Academia, sin expulsados ni nominados.

A inicios de semana se confirmaba la supresión total de público en plató durante la emisión del programa, pero la evolución del coronavirus y las decisiones del Gobierno han provocado que los responsables del formato tuvieran que buscar alternativas para poder llevar a cabo la gala.

Es más, los concursantes pudieron hablar ayer con sus familiares para saber que se encontraban bien y, al mismo tiempo, para valorar su continuidad en el programa. Todos ellos, sin excepción, optaban por permanecer en la Academia para seguir con su formación, manteniendo, por tanto, vivo el concurso.

De esta forma, Roberto Leal, que presentaba la gala desde su casa de Madrid, comenzaba el programa, que empezaba con unos 25 minutos de retraso, agradeciendo a los profesionales sanitarios el incesante trabajo de estos días para tratar de detener el avance del COVID-19: «Gracias a todos y cada uno de los profesionales que estáis dando la cara por todos nosotros».

Los agradecimientos iniciales daban paso a la explicación de la dinámica especial de esta atípica gala: no habría expulsado -por lo que los votos de Gèrard y Hugo se seguirán acumulando a lo largo de la semana-; no habría nominados pero sí valoraciones por parte de un jurado especial compuesto por Nina y Miqui Puig, aislados en otra sala; y sí se reconocería al favorito, quien disfrutará de una cena especial en la Academia con el concursante que decida.

Mientras que Leal presentaba la gala desde el sofá de su casa, Noemí Galera, directora de la Academia, hacia lo propio desde dentro, dando paso a las actuaciones y poniendo orden entre alumnos y profesores, también presentes en esta gala especial.

Únicamente se echaba en falta la presencia de uno de los profesores, Joan Carles Capdevilla, quien llevaba varios días sin acudir a la Academia por encontrarse mal, así como la del presentador del chat, Ricky Merino, como consecuencia de la supresión de dicho espacio en esta extraña noche de gala.

Tras las presentaciones, la Academia se convertía en escenario improvisado de la primera actuación de la noche, la canción grupal Hey ya!, con la que, como es habitual en el formato, se inauguraba la gala. Una gala que venía acompañada del hashtag #OTYoMeQuedoEnCasa, promovido por la cuenta oficial del programa desde primera hora de este domingo.

A modo de pase de micros, pero con los concursantes y los profesores vestidos y maquillados como si de una gala normal se tratara, la noche transcurrió con alguna que otra dificultad técnica en las conexiones con Roberto Leal y los familiares de los aspirantes, que se comunicaron con ellos por teléfono y a través de videollamadas.

En el plano musical, los concursantes ejecutaron sus actuaciones con la normalidad que la situación permitía. Se escucharon temas como Someone You Loved de Lewis Capaldi, interpretado por Gèrard; Heroes del eurovisivo Måns Zelmerlöw, en una potente actuación de Hugo; Inevitable de Shakira, en la voz de Anaju; o Milionària de Rosalía, interpretado con desparpajo por Samantha.

Destacaron, una vez más, Nia y su impresionante ejecución del bolero El triste de José José y Flavio con su particular versión de Suspicious minds. También suscitaron halagos del jurado el Dance Monkey de la versátil Maialen, el contundente Hoy la bestia cena en casa de Zahara, interpretado por Eva, y un enérgico Bruno con Quiero tener tu presencia de Seguridad Social.

Aunque no hubo nominados, el jurado decidió realizar una valoración final destacando cuatro nombres, los de Hugo, Gèrard, Flavio y Eva, como los mejores de la noche.

La atípica gala, en la que actuaron desde sus respectivas casas Rozalén -acompañada de Beatriz Romero, quien traduce sus canciones a lengua de signos-, el exconcursante Alfred García y el cantautor Marwan, cerró con la proclamación de Samantha como favorita, quien eligió a Flavio para tener una cena especial. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Operación triunfo», el primer programa cancelado por el coronavirus