El Chuac divide las urgencias en dos por el COVID-19

La Voz A CORUÑA

SOCIEDAD

Urgencias del Chuac
Urgencias del Chuac ANGEL MANSO

Diferencia los circuitos para atender las sospechas y separa hasta las salas de espera para minimizar el riesgo de contagio

16 mar 2020 . Actualizado a las 22:30 h.

«Estamos preparados para la batalla», dice José Manuel Fandiño, jefe del servicio de Urgencias del Chuac, que estos días ha visto descender la demanda de asistencia prácticamente a la mitad, pero que centra sus esfuerzos en la lucha común para evitar la propagación del coronavirus. Por ello, el hospital coruñés ha dividido ya el servicio de Urgencias en dos, destinando una parte exclusivamente a las sospechas de coronavirus y otra al resto de la patología que acude a emergencias. La separación afecta incluso a las salas de espera, ya que se ha habilitado una para los pacientes que llegan con patología respiratoria. 

«Desde que llega un pacientes, si es subsidiario de ser un posible caso, se deriva ya a un triaje específico para derivarlo al área del servicio destinada al COVID-19», señala el responsable del equipo. 

«Estamos trabajando ya como en una situación de incidente con múltiples víctimas», resume Fandiño, que señala que recuerda que una parte importante de la población sigue acudiendo al hospital por otras enfermedades o accidentes que precisan asistencia urgente. 

Para minimizar el riesgo al máximo, nada más entrar en el servicio del Chuac, los pacientes recibirán una mascarilla en caso de presentar síntomas de sospecha, además de la solución de gel hidroalcohólica para el lavado de manos. A continuación, el área de Admisión realizará el cribado inicial con las preguntas sobre el cuadro clínico, si tienen tos, fiebre o disnea, y si han tenido contacto con alguien que esté siendo estudiado como posible contagio o proceden de alguna zona de riesgo, momento en el que, «si es así ya pasan a un triaje diferenciado». 

«Tenemos un plan por fases, según vaya aumentando, iremos ampliando zonas», subraya Fandiño sobre la extensión de los espacios destinados a asistir las sospechas de COVID-19.

Descenso de la demanda

Fandiño agradece la respuesta de la ciudadanía, que se refleja en un notable descenso de la demanda de atención en Urgencias. A modo de ejemplo, este domingo solo se registraron en el edificio central del Chuac 183 enfermos solicitando atención del equipo de emergencias, cuando la media es de 360, mientras que en el materno Teresa Herrera fueron medio centenar los niños atendidos, frente a los 150 habituales. 

«Esto quiere decir que las medidas están siendo efectivas», destaca Fandiño, quien insiste en que «la realidad es que hay que controlar la transmisión comunitaria, hay que quedarse en casa, lavarse las manos... seguir todas las recomendaciones», recalca antes de subrayar la elevada capacidad de propagación del virus.

«Entre el 15-20 % de los enfermos son por sospechas de coronavirus»

Por el momento «aún no estamos al 50 %», indica sobre el reparto de la demanda en su servicio. En una estimación inicial, «entre el 15-20 % de los enfermos son por sospechas de coronavirus», entre ellos los que son derivados por el propio 061 por la afectación que presentan las personas,  pero también «algunos despistados», inquietos por la sintomatología. Recuerda también el jefe de Urgencias la importancia de llamar al teléfono 900 400 116 antes de decidir acudir a Urgencias, ya que «los equipos médicos acuden a domicilio a recoger las muestras para hacer el test», lo que también reduce las posibilidades de propagar el virus.