Peter Turchin, el científico ruso que pronosticó hace diez años un gran caos global para el 2020

Tomás García Morán
Tomás García Morán LEJANO OESTE

SOCIEDAD

En la imagen, Peter Turchin
En la imagen, Peter Turchin

16 mar 2020 . Actualizado a las 21:50 h.

Peter Valentinovich Turchin es un científico nacido en 1957 en la ciudad de Óbninsk, en la parte más occidental de la estepa rusa. De su infancia en la Unión Soviética de Brézhnev no hay nada escrito, aunque no es difícil imaginar al pequeño Peter pasar los duros inviernos hincando los codos como un campeón, teniendo en cuenta que su padre era el prestigioso físico e informático Valentin Turchin, uno de los principales pioneros en el campo de la inteligencia artificial.

Peter se matriculó en la facultad de Biología de la Universidad Estatal de Moscú, pero cuando cursaba segundo de carrera toda su familia se tuvo que exiliar a Nueva Jersey. Turchin padre había comenzado a escribir sobre política en panfletos locales. En 1964 aceptó la dirección del Instituto de Matemáticas Aplicadas de Moscú. Ya en la capital, fundó el capítulo moscovita de Amnistía Internacional y trabajó en el equipo del también físico y después disidente Andrei Sajarov. En 1974 perdió su posición en el instituto y comenzó a sentir el aliento de la KGB, hasta que tres años después toda la familia huyó a América.

La vida del joven Turchin en EE.UU. es uno de los miles de ejemplos del sueño americano. Remató sus estudios de biología con honores cum laude en la Universidad Pública de Nueva  York y se doctoró en Zoología por Duke. Desde entonces, a finales de los noventa, el científico ruso consagró su vida a una materia que antes de él no existía: la cliodinámica. Esta disciplina mezcla la historia con las matemáticas para estudiar cómo evolucionan las sociedades y cómo, mediante complejos análisis estadísticos, acumulando datos previos a las caídas de grandes imperios como el romano o el británico, se puede llegar a predecir el siguiente colapso de una civilización.