Johnson evita poner al Reino Unido en cuarentena para salvar la economía

El aumento de los contagios lo ha llevado, sin embargo, a moderar su postura

Los supermercados de Londres se vaciaron, mientras empresarios piden no hacer acopio.
Los supermercados de Londres se vaciaron, mientras empresarios piden no hacer acopio.

Redacción

El premier británico, Boris Johnson, se ha desmarcado de los principales líderes europeos y desde un inicio ha apostado por salvar la frágil economía post brexit frente a la contención del virus. La forma en que ha manejado la crisis ha recordado la gran frase de Napoleón: «Inglaterra es un país de tenderos». Sin embargo, con el paso de los días el aumento de las víctimas y de los contagios ha llevado a que el político conservador reconsidere tanto su postura como su mensaje.

La pandemia ha pillado a Reino Unido en un momento trascendental para su historia, con nueve meses por delante para poder cerrar la transición de su salida de la Unión Europea y en medio de las negociaciones con Bruselas. Desde el punto de vista político, el desarrollo de la pandemia está jugando a favor de los brexiter y de los nacionalismos en general, con la mayoría de los países, incluso dentro de la UE, cerrando sus fronteras para preocuparse, en primer lugar, por los suyos.

 

Para Johnson, la economía ha sido la prioridad desde un primer momento. Por ello, no tardó en anunciar un plan de estímulos fiscales por 34 mil millones de euros, mientras los espectáculos públicos seguían «business as usual» y las escuelas permanecían abiertas. Estrategia que le acarreó duras críticas por no defender a los más vulnerables.

Con el aumento de los contagios, que ya suman 1.372, y de las muertes, 35 hasta este domingo, los mensajes del líder conservador comenzaron a cambiar. Durante los primeros días repitió como único consejo que los británicos debían lavarse las manos. En los últimos días ya ha admitido que la pandemia es la «peor crisis de salud pública en una generación». Y ha reconocido que «muchas familias perderán a sus seres queridos antes de tiempo».

Las presiones lo han llevado también a tomar nuevas medidas: debió posponer para el próximo año las elecciones locales previstas para el 7 de mayo; y comenzar un protocolo para aislar a los mayores de 70 años.

De cara a los ciudadanos, la falta de medidas claras ha generado incertidumbre, el vaciamiento de los supermercados y de las calles y problemas para los pequeños comercios, que continúan abiertos aunque casi sin público.

Pese a ello, hasta críticos de su gobierno, como el columnista de The Guardian, Andrew Rawnsley, aseguran que Johnson ha dejado en este caso la «pantomima» para valerse de datos científicos y apoyarse en sus consejeros de Salud para tomar las decisiones, lo que le ha dado mayor credibilidad. Vuelve a recobrar sentido un titular histórico del diario Daily Mail: «Niebla en el Canal, el continente aislado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Johnson evita poner al Reino Unido en cuarentena para salvar la economía