El frío y la nieve regresan a Galicia en plena crisis del coronavirus

El domingo se espera un notable descenso de las temperaturas máximas, de hasta diez grados

Cuando el aire se satura de vapor de agua, esta se condensa y se precipita en forma de lluvia o nieve
Cuando el aire se satura de vapor de agua, esta se condensa y se precipita en forma de lluvia o nieve

Además de al coronavirus, los gallegos tendrán que enfrentarse estos próximos días a un nuevo enemigo, el tiempo. La situación meteorológica está a punto de girar 180 grados. Mientras nuestras defensas tratan de combatir el virus, el aire cálido será sustituido en cuestión de horas por uno mucho más gélido. Ahora mismo, Galicia se encuentra bajo los dominios del anticiclón de las Azores, aunque con un matiz importante. La actual circulación del noroeste se traduce en una presencia notable de la humedad en las provincias atlánticas, más escasa en el interior. Sin embargo, la irrupción de aire cálido favorece que las temperaturas máximas sean elevadas para la época del año. Ayer el termómetro superó los 25 grados en Ourense y Pontevedra. Las anomalías térmicas positivas están siendo muy altas en el sur penínsular, donde han caído varios récords.

El domingo el sistema de altas presiones dará un paso hacia adelante, aunque le acompñará una borrasca situada sobre el Reino Unido. De esta forma, se formará un corredor de vientos del norte que desplazarán aire frío hacia la Península. El cambio será radical. Un frente frío barrerá la comunidad de oeste a este descargando lluvias puntualmente intensas, acompañadas en algunos momentos de granizo. Además, a partir de los 700 metros de altura la lluvia caerá en forma de nieve. El descenso de las temperaturas máximas será súbito y notable, de hasta diez grados. El termómetro se mantendrá entre los 11 y los 14 grados, como mucho, en las cuatro provincias. 

Gota fría

A menudo la corriente en chorro se deforma, creando grandes meandros como lo que tiene un río que ascienden y descienden, arrastrando aire cálido en la subida y frío en la bajada. Puede ocurrir además que a partir de ese meandro descendente se descuelgue un pequeño sistema de bajas presiones que queda aislado de la circulación general de la atmósfera. Ese aislamiento da nombre a la Dana (Depresión Aislada en Niveles Altos). El fenómeno ocurre en las capas altas de la atmósfera. Se denomina comúnmente gota fría porque se alimenta de aire gélido y porque sobre los mapas la pequeña borrasca aislada de la circulación general tiene aspecto de una gota. La semana que viene la configuración atmosférica permitirá ver perfectamente ese descolgamiento en forma de gota que traerá inestabilidad a muchas zonas de la Península. El anticiclón de las Azores no tardará mucho en devolver a Galicia el tiempo seco. A partir del marte la comunidad encará una semana de sol y temperaturas agradables. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El frío y la nieve regresan a Galicia en plena crisis del coronavirus