Sánchez anuncia el estado de alarma para 15 días

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID / LA VOZ

SOCIEDAD

Pedro Sánchez, durante la declaración institucional
Pedro Sánchez, durante la declaración institucional

El Consejo de Ministros aprobará hoy un decreto frente al coronavirus que limitará los desplazamientos de personas y autorizará al presidente a intervenir centros médicos y negocios

14 mar 2020 . Actualizado a las 12:02 h.

España entra en estado de alarma. Pedro Sánchez reúne virtual y extraordinariamente a su Consejo de Ministros a las 10.30 de este sábado con el objeto de aprobar el decreto que habilitará al Gobierno a combatir la pandemia del coronavirus con mayor «agilidad». Según avanzó ayer el propio líder del Ejecutivo en la declaración institucional en la que adelantó la adopción de esta medida, todas las acciones del Ejecutivo estarán «orientadas a movilizar todos los recursos del Estado para proteger mejor la salud de los ciudadanos».

En dicho decreto se recogerán las medidas concretas que empleará el Gobierno para combatir al virus. La ley contempla «la limitación de la circulación de personas y vehículos», la posibilidad de la administración de requisar bienes, la opción de intervenir industrias o fábricas, así como el racionamiento de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad, en función de los criterios que estime oportuno el Gobierno. Además, desde su entrada en vigor, todo el personal de las diferentes Administraciones del Estado quedarán bajo el mando único del presidente del Gobierno. «Queremos la máxima coordinación de recursos del conjunto de las Administraciones públicas», argumentó, tras una semana en la que el goteo de medidas adoptadas por las distintas comunidades autónomas, e incluso por municipios, está siendo una constante.

Sánchez se refirió al estado de alarma como «un instrumento» que dota al Gobierno de «recursos extraordinarios» para afrontar «crisis tan extraordinarias» como la que soporta el país estos días. A las 17.00 horas está prevista una videoconferencia del jefe del Ejecutivo con todos los presidentes autonómicos con un único punto del día: el coronavirus.

El servicio jurídico de la Moncloa y los asesores más cercanos al presidente trabajaron ayer a contra reloj para pulir todos los detalles del decreto que impulsará hoy el Gobierno y en el que se recogerán todas estas medidas excepcionales que podrán aplicar los próximos 15 días, ya que en caso de pretender prorrogar el estado de alarma deberá contar con el visto bueno del Congreso de los Diputados.

Entre estas acciones se estudia el cierre de Madrid, principal foco de contagio en España, para evitar que se continúe propagando el virus por el resto del país. Las seis principales conexiones de la capital por carretera presentaron ayer un considerable tráfico de salida.

Sánchez se mostró ayer dispuesto a «movilizar todos los recursos del conjunto del Estado» que sean necesarios para abordar la crisis: «económicos y sanitarios, tanto públicos como privados, tanto civiles como militares», matizó, abriendo así la puerta a la opción de intervenir los centros médicos privados para encontrar una solución al colapso por el que atraviesan los principales hospitales públicos de las zonas más golpeadas.

Espera más de 10.000 positivos

En línea con sus palabras del jueves, avanzó que «estamos solo en la primera fase de un combate» en el que todavía «nos esperan semanas muy duras», admitió, calculando que en los próximos días el número de positivos por COVID-19 podría llegar hasta los 10.000. Según los datos oficiales, ayer, al cierre de esta edición, había confirmados más de 4.500 casos y 130 muertos por este virus.

Sánchez se dirigió ayer a tres colectivos. A los sanitarios, «primera línea» del frente, para agradecer su esfuerzo; a los «mayores», a los que pidió «evitar a toda costa los contactos»; y también a los jóvenes, por su peligro como «transmisores».

«La victoria depende de cada uno de nosotros. El heroísmo consiste también en lavarse las manos, en quedarse en casa. Tardaremos semanas, va a ser muy duro y difícil», repitió, «pero vamos a parar el virus».

Será la segunda vez que España viva en estado de alarma. La primera fue en el 2010, cuando el Gobierno afrontó la huelga de los controladores aéreos con el gallego José Blanco a los mandos de Fomento. Sánchez decreta este estado de alarma el día después de que Portugal, con 78 positivos y ninguna muerte, declarase el estado de alerta.