Un empleado de gasolinera de A Laracha clava un destornillador a un cliente porque le tosió

El transportista fue a pagar al interior del establecimiento y, en un momento dado, le dio un ataque de tos al tratarse de un fumador


Carballo / La Voz

Un empleado de una gasolinera ha sido identificado y está siendo investigado por la Guardia Civil en relación a una agresión ocurrida en la estación de servicio Avia de A Laracha, situada junto a la AC-552, en las inmediaciones de la capital municipal.

Los hechos analizados sucedieron en torno a las once y media de la mañana de ayer. Un transportista acudió a la gasolinera a rellenar el depósito de combustible. Según las primeras pesquisas, fue a pagar al interior del establecimiento y, en un momento dado, le dio un ataque de tos al tratarse de un fumador. Al parecer, el empleado le recriminó que no se hubiera puesto la mano delante de la boca como medida de precaución. Y ambos empezaron a discutir. La bronca fue a más y el empleado cogió, supuestamente, un objeto punzantes, todo apunta a un destornillador, y se lo clavó al cliente en un costado y en el torso. Por suerte, no fueron heridas de gravedad, aunque el transportista fue trasladado en ambulancia al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) para ser atendido de las heridas.

Declaración

Minutos después de producirse los hechos acudieron a la estación de servicio la Policía Local de A Laracha y dos patrullas de la Guardia Civil, una de A Laracha y otra de Carballo. Los agentes tomaron declaración al trabajador, que quedó en libertad al tratarse de heridas superficiales. Al cierre de esta edición no constaba denuncia alguna, aunque en las fuerzas de seguridad esperaban que el agredido la tramitase tan pronto le fuera posible.

Qué hacer para manejar la angustia por el coronavirus

la voz

Los psicólogos recomiendan compartir las emociones con las personas cercanas e informarse evitando las noticias alarmistas

Los psicólogos han elaborado un cuadro de recomendaciones dirigidas a la población para afrontar con eficacia el malestar psicológico que genera el coronavirus, tanto para quien padece la enfermedad como para quien no, en el que mantener la calma, ser realista y manejar información rigurosa y veraz son elementos centrales.

Este trabajo, realizado por el Colegio de Psicólogos de Madrid, establece tres apartados: si no se está afectado por la enfermedad, si se pertenece a la población de riesgo y si se tiene coronavirus.

Para la población general

  • Las recomendaciones se dirigen en primer lugar a la población general para combatir señales como nerviosismo, agitación, pánico, pensamiento obsesivo con la enfermedad, dificultades de concentración y desarrollo del trabajo, dependencia continua de las sensaciones corporales, hiperventilación, sudoración o problemas de sueño, entre otras.
  • Ante estas sensaciones y actitudes, los psicólogos realizan recomendaciones como identificar los pensamientos que generan malestar; reconocer y aceptar las emociones compartiéndolas con las personas cercanas; consultar información rigurosa y datos fiables, evitando noticias infundadas o alarmistas; ofrecer explicaciones veraces de manera realista a personas próximas vulnerables; y evitar la exposición a la sobreinformación.
  • Como pautas de autocuidado, el Colegio de Psicólogos de Madrid aconseja mantener una actitud optimista y objetiva; cumplir con los hábitos de higiene y prevención marcados por las autoridades sanitarias; buscar apoyo familiar; mantener un pensamiento adaptativo; no dar difusión a bulos o noticias falsas; continuar con las rutinas diarias; y evitar conductas de rechazo, estigma o discriminación. «El miedo puede hacer que nos comportemos de forma impulsiva, rechazando o discriminando a ciertas personas», señala este documento.

Para la población de riesgo y el aislamiento

  • En cuanto a la población considerada de riesgo por las autoridades sanitarias, como mayores con patologías crónicas, se recomiendan las pautas emocionales del grupo general, y no trivializar el riesgo para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad.
  • «Tampoco magnifique el riesgo real que tiene. Sea precavido y prudente sin alarmarse», se aconseja.
  • En este segundo grupo, los psicólogos manejan el escenario de medidas de aislamiento, y admiten que esta situación puede generar estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y enfado, junto a sentimientos de miedo y desesperanza.
  • Ante esta situación, los psicólogos recomiendan: «Trate de mantenerse ocupado y conectado con sus seres queridos. Genere una rutina diaria y aproveche para hacer aquellas cosas que le gustan pero habitualmente por falta de tiempo no puede realizar (leer libros, ver películas, etc.)».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Un empleado de gasolinera de A Laracha clava un destornillador a un cliente porque le tosió