Trump prohíbe los viajes de Europa a EE.UU. durante 30 días por el coronavirus

Carlos Pérez Cruz WASHINGTON (CORRESPONSAL)

SOCIEDAD

atlas

El presidente acusa a Europa de «sembrar» su país con el «virus extranjero»

12 mar 2020 . Actualizado a las 16:55 h.

Donald Trump ha anunciado esta madrugada que, al menos durante un mes, los europeos no podrán viajar a Estados Unidos  por el coronavirus. La prohibición afecta a los ciudadanos del espacio Schengen y a aquellas personas que hayan pisado territorio europeo en los 14 días previos a su viaje. Trump ha dicho en su mensaje a la nación que se aplicará «durante los próximos treinta días», pero el anuncio oficial remitido por la Casa Blanca no solo no especifica la duración sino que detalla que seguirá vigente «hasta que el presidente le ponga fin». 

El Reino Unido queda excluido de la medida más drástica tomada por el presidente tras aprobar a finales de enero una similar con respecto a China. Entrará en vigor en la medianoche del viernes de Estados Unidos (5 de la madrugada del sábado en España). Las principales excepciones se aplican a los estadounidenses y quienes dispongan de residencia permanente.

El presidente ha definido su decisión como «una respuesta sin precedentes» para afrontar la crisis sanitaria del coronavirus, declarada ayer pandemia por parte de la OMS y definida por Donald Trump como «un virus extranjero». El mandatario ha dicho sentirse «confiado» en que son medidas que «significarán de forma significativa una reducción de la amenaza a nuestros ciudadanos». Sin embargo, el virus se encuentra ya propagado por todo el país -con más de 1.200 casos diagnosticados y 37 fallecimientos confirmados en 42 estados y Washington-, por lo que la medida parece carecer de sentido práctico.

Las cifras relativamente bajas están vinculadas a la falta de tests disponibles, por lo que los números se incrementarán a medida que se vayan distribuyendo por el país. Como señaló el martes en el Capitolio el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, «veremos más casos y las cosas se pondrán peor de lo que están ahora».

Ignorando todo ello, Trump se ha vanagloriado de tener «radicalmente menos casos» que una Europa que «fracasó al tomar las mismas precauciones y restricción de viaje desde China». Como resultado, ha añadido el presidente, los Estados Unidos quedaron «sembrados por viajeros [procedentes] de Europa» portadores del virus. Trump ha pasado por alto que Italia, el país europeo más afectado hasta hoy, aplicó las mismas restricciones a los viajeros procedentes de China en la misma fecha que Washington. Además, muchas líneas aéreas anunciaron la suspensión de sus operaciones con el país donde se detectó este nuevo coronavirus.

El riesgo de infección para los estadounidenses «es muy, muy bajo», ha aseverado Donald Trump, que ha añadido que las aseguradoras médicas se han comprometido a incluir en sus coberturas el tratamiento de la infección. Eso sí, nada ha aclarado de la situación de los cerca de 30 millones de ciudadanos que carecen de seguro médico. También ha anunciado medidas económicas para paliar las consecuencias de la crisis.

Suspendida la competición en la NBA

Poco después del mensaje a la nación de Donald Trump, la NBA ha anunciado que suspende la competición de forma indefinida tras conocerse un caso positivo, el del jugador francés de los Utah Jazz, Rudy Gobert. Además, el matrimonio conformado por los actores Tom Hanks y Rita Wilson, que se encuentra en Australia, ha compartido a través de las redes sociales que están infectados por el virus.

El norte de Portugal se blinda y cierra servicios que usan miles de gallegos

Mónica Torres

Las medidas de contención en el tramo internacional del Miño, que concentra cuatro de las cinco eurociudades lusogalaicas, dibujan una nueva frontera. Los ayuntamientos ribereños del norte de Portugal han activado planes propios de contingencia ante el coronavirus, suspendiendo servicios y restringiendo el acceso a las cámaras municipales. A muchos de los 120.000 gallegos que viven en estos espacios transfronterizos en los que los días duran 25 horas, los primeros cambios de hábitos por el coronavirus les sorprendieron ayer en suelo luso.

En la piscina municipal de Valença, con más de un 60 % de usuarios gallegos, al igual que en las de Cerveira o Monçao, el goteo de idas y venidas sin más baño que el de realidad fue constante durante toda la mañana de ayer. «Venía a hacer ejercicio, como siempre, pero en la puerta ya explican con carteles que está todo cerrado y que no se sabe cuándo reabrirán», indica tranquilamente una vecina de Tomiño antes de volver a su casa. Ayer por la mañana Valença cerró hasta las puertas de su Consistorio. «Solo se atiende por teléfono o por correo electrónico», confirmó el Gobierno local a primera hora de la mañana. El municipio valenciano ha echado el cierre en todos los servicios municipales, incluyendo las instalaciones deportivas, museos, bibliotecas y el albergue de peregrinos. «No podemos saber hasta cuándo se va a mantener todo cerrado, depende de las decisiones del Gobierno Central», señalaron las mismas fuentes justo antes de que se celebrase el último mercadillo semanal en el centro de la villa, porque también se suspenden hasta nuevo aviso las tradicionales ferias del norte luso en las que se habla portuñol.

Seguir leyendo