Los hospitales gallegos ya diseñan posibles escenarios por si crece el número de infectados

Aunque todavía no están en ello, prevén suspender operaciones si las ucis tienen muchos casos


Vigo / la voz

Varios hospitales de Madrid están desbordados por el rápido crecimiento de los casos de COVID-19, la enfermedad que causa el nuevo coronavirus. Los hospitales gallegos ya han empezado a trabajar en los peores escenarios, que incluyen la suspensión de operaciones no urgentes, de consultas y de pruebas. No significa que el escenario actual sea ese, sino que los gestores han preferido planificar cómo actuarían en caso de que haya unos pocos enfermos ingresados y también en caso de que haya muchos.

Todos los hospitales de la comunidad ya están diseñando esos sistemas de trabajo para anticiparse a un posible empeoramiento. Hasta ahora no ha sido necesario tomar medidas tan extraordinarias como las que se están planificando. Se trata de un plan por fases, que se irán activando según crezca el número de enfermos. O que, como se están planificando también los peores escenarios, tal vez no sea necesario activar por completo.

La atención a enfermos del COVID-19 tiene tres patas: los domicilios, las plantas de hospital y las ucis. En Galicia se está priorizando el domicilio para pacientes con pocos síntomas, precisamente para no sobrecargar los hospitales. En planta, todos ellos están definiendo en qué lugares se ingresarán de forma prioritaria (habitaciones de presión negativa) y a qué habitaciones irán si el número crece. Pero la uci es la clave.

 

La situación de Italia y la de Madrid están sirviendo de mapa. En esos dos lugares, el 10 % de los enfermos de COVID-19 están requiriendo terapia intensiva. En Galicia había ayer por la tarde 44 casos positivos -algunos aún pendientes de confirmación por Madrid-, pero solo dos estaban en la uci. Es un 4,5 %.

No se ha establecido un límite a partir del cuál cada hospital tendría que empezar a suspender la actividad quirúrgica No se ha establecido un límite a partir del cuál cada hospital tendría que empezar a suspender la actividad quirúrgica. Eso lo está definiendo los gestores de cada centro. La capacidad de las ucis no es la misma en todos los centros de Galicia. Hay instalaciones con dos zonas diferenciadas que permiten especializar una en coronavirus. También se tiene en cuenta el número de unidades de reanimación de cada centro -donde ingresan los recién operados-, porque son salas también preparadas para ofrecer cuidados críticos. Pero, básicamente, las ucis serán lo que marque cuánta actividad se cancela en el hospital, confirman fuentes sanitarias.

Después están las urgencias, que no tratan casos confirmados pero a las que van muchas sospechas. Contemplar diferentes escenarios también supone pensar en una reorganización de las urgencias de los hospitales, que también están trazando sus propios planes. Si fuese necesario, tendrían que partirse en dos para tratar por un lado a todos los respiratorios y por otro al resto.

De entrada, el personal de admisión de las urgencias tiene orden de preguntar a todo el que llega con síntomas respiratorios si ha estado en una zona de riesgo y de darle una mascarilla para que no contagie a otros, incluso antes de pasar a la consulta del triaje.

Guía para atender los casos leves de coronavirus en casa

la voz

Estos son los requisitos que tendrás que cumplir si eres un caso de coronavirus aislado en tu domicilio

Los casos leves de coronavirus pueden recibir atención domiciliaria siempre que cumplan unos requisitos como no padecer otras enfermedades, no convivir con personas con factores de riesgo o disponer de una estancia en la vivienda para su aislamiento, según un documento del Ministerio de Sanidad.

Este protocolo está coordinado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad y cuenta con la participación de distintas sociedades médicas, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y el Consejo General de Enfermería, entre otros.

El manejo domiciliario del coronavirus también puede ser una opción en el caso de que un ingreso hospitalario sea inviable, por ejemplo, si la capacidad se ve limitada por la situación epidemiológica o por un rechazo del paciente a ser ingresado. La organización de la atención domiciliaria será establecida por las comunidades autónomas de acuerdo a sus niveles asistenciales conjuntamente con salud pública. El personal sanitario que asista a estos casos en casa debe llevar un equipo de protección individual que deberá desechar posteriormente en el centro de salud del que dependan.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los hospitales gallegos ya diseñan posibles escenarios por si crece el número de infectados