Un médico aislado en Pontevedra: «Se han tomado las cosas a chiste»

El sanitario atendió en el centro de salud de A Parda a un hombre de 45 años que ha dado positivo en coronavirus

Entrada de urgencias del centro de salud de A Parda, donde ejerce el médico en cuarentena
Entrada de urgencias del centro de salud de A Parda, donde ejerce el médico en cuarentena

madrid / la voz pontevedra / la voz redacción / la voz

En Pontevedra hay un caso confirmado de coronavirus tras el segundo análisis realizado en Madrid. Se trata de un hombre de 45 años que desde el domingo permanece aislado en el Hospital Montecelo. Dos facultativos que lo atendieron en los días previos en el centro de salud de A Parda, en Pontevedra, están en cuarentena en sus domicilios. Uno de ellos accedió a hablar ayer por teléfono desde su casa con La Voz. De momento no tiene ni tos, ni fiebre ni dificultad respiratoria, pero sí una sensación rara abdominal: «Tengo frío, poco apetito y no estoy bien».

Este doctor de familia asegura que se siente «abandonado» y como «en una cárcel». Atendió al paciente infectado por coronavirus sin saberlo el viernes, 6 de marzo, y trabajó en su centro de salud el sábado y el lunes por la mañana, hasta las 15 horas, porque nadie lo avisó. Aquel viernes no había mascarillas en el ambulatorio, dice, y estuvo delante de la boca del paciente de 45 años, que no tenía fiebre, pero sí náuseas, algo de tos y dolor de garganta. El lunes se enteró del aislamiento del paciente tras dar positivo en el primer análisis. Avisó a su mujer y comió con ella en casa, pero a distintas horas. Su pareja llevaba puesta una mascarilla con filtro y hablaron manteniendo las distancias para evitar el efecto de las microgotas.

«No he recibido recomendación ninguna, soy médico y tengo una responsabilidad, primero con mi mujer, que es inmunodeprimida, y por eso no salgo de casa», subraya. Su esposa se ha ido a un hotel para evitar riesgos y a él le traen alimentos por el ascensor. ¿Va a estar los catorce días sin salir de casa?, se le pregunta. «No sé lo que voy a aguantar. Me desborda esta situación», confiesa.

Aunque ayer habían pasado cinco días desde que tuvo contacto con el paciente de 45 años, no le habían hecho ninguna prueba para saber si él está infectado con el COVID-19. «Yo me encerré por si estoy en incubación, porque hay que tratar de no difundir el virus, pero en este caso se ha actuado tarde y mal. Se han tomado las cosas a chiste. No me llamaron y tuve que tomar yo la iniciativa y contactar con el 061», sostiene.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un médico aislado en Pontevedra: «Se han tomado las cosas a chiste»