«Ayudamos a miles de personas a dejar su adicción al porno»

En daleunavuelta.org alertan del calado de un problema, «muy potente y escondido», que empieza en los niños de 11 años


«Dale Una Vuelta no empezó en un garaje, no. No es un producto de laboratorio, fruto de mentes brillantes. Salió de la calle, de la conversación, de tiempo de escucha: había una demanda creciente y nula oferta. Mucha pornografía y pocas voces». Así se presenta, no sin cierta ironía, una entidad creada hace cuatro años, la plataforma social Dale Una Vuelta. Aporta «información y voz sobre un tema del que apenas se habla» como es la adicción al porno. Esto explica su director de comunicación corporativa, Jorge Gutiérrez Berlinches, que este miércoles estará en Santiago para dar a conocer la iniciativa.

«Somos la única entidad que habla de esto», apunta, antes de aportar datos apabullantes como que «la pornografía en Internet tiene más visitas que Twitter, Amazon y Netflix juntos». Está tomado del libro Los costes sociales de la pornografía, de James R. Stonnes y Donna M. Hughes.

España es el undécimo país del mundo en consumo de porno, según Pornhub. «El 53,5 % de los españoles entre 14 y 17 años ha visto porno en Internet», explica Gutiérrez. El consumo es mayoritariamente masculino ya que el 66 % de los varones de entre 18 y 34 años visita como mínimo una página web pornográfica al mes.

Es un fenómeno global y por ello The Economist cifra entre 700 y 800 millones las webs pornográficas que hay en el mundo. Tres de cada cinco están alojadas en Estados Unidos.

Accesible, asequible y anónima

Esto favorece «la adicción perfecta con la triple A: accesible, asequible y anónima, fácil de ocultar». Los afectados muchas veces no saben cómo salir de ella. «Todos los días recibimos dos o tres mensajes de personas que quieren dejarlo y en tres años hemos ayudado a 3.000 personas», destaca Gutiérrez, que incide en el sufrimiento que encuentran día a día detrás de la pantalla.

En la última entrada al blog de daleunavuelta.org se puede leer una de esas peticiones: «Soy incapaz de mantener relaciones con mi mujer. Me he acostumbrado a ver pornografía casi todos los días y solo consigo excitarme con lo que veo a través de la pantalla. Mi mujer se frustra, no sabe qué me pasa, se cree que no me gusta… ¿Qué puedo hacer? Mi cuerpo no responde cuando la ve. Ayuda, por favor». Es un «mensaje habitual que llega a nuestra web. Personas enganchadas a la pornografía, en su inmensa mayoría hombres, que sufren porque no pueden llevar una vida sexual normal».

Gutiérrez destaca la gran oportunidad que ofrece su asociación, vía web, para enviar mensajes de petición de ayuda, consejo, etcétera. Porque la atención a personas adictas la prestan «a través de correos, skype... Vía Internet». Uno de esos mensajes dice: «El anonimato que ofrecen sirve para por fin atreverse».

Gasolina para las manadas

Blanca Elía, psicopedagoga y experta en educación infantojuvenil, es otra de las integrantes de esta plataforma on-line. Ante las dudas sobre la posible vinculación entre el consumo de pornografía y el aumento de las agresiones sexuales, sobre todo en grupo, apunta: «No podemos decir que la pornografía sea el único motivo, que el porno esté haciendo violadores en serie, pero no tenemos ninguna duda de que el porno es como la gasolina que incentiva, que crea patrones de conducta, que da ideas».

Elía también argumenta: «Está habiendo un consumo muy precoz de pornografía entre jóvenes. Diez, once años es la edad de inicio de consumo de pornografía. Ahora los padres no hablamos de sexo con nuestros hijos. Si un chaval quiere saber algo acude a Internet». Esto condicionará su forma de entender la sexualidad por lo cual es necesario «hablar de la influencia de la pornografía en la vida real, en adolescentes y adultos».

Por ese motivo, entre las actividades de daleunavuelta.org está la prevención con sesiones en centros escolares y entidades que lo demanden. «Informar, ayudar y prevenir son los pilares de nuestra acción», destacan los responsables de esta plataforma cuyos principios, «muy básicos, pero contundentes», son: «Defendemos a la mujer, su dignidad y derechos, tan pisoteados; una sexualidad sana, asertiva, libre e informada. Y ayudamos, o lo intentamos, a todo aquel que quiera dejar el consumo perjudicial de pornografía».

Como objetivos apunta que el problema de la adicción al porno necesita «una campaña de alguna Administración pública» y que «desde Dale Una Vuelta tratamos de mostrar una realidad que vemos con frecuencia: el nexo entre prostitución y porno».

De todo ello hablará este miércoles Jorge Gutiérrez en Santiago, donde tiene previstos varios encuentros, entre ellos uno con universitarios, en el colegio mayor La Estila a las 21.15 horas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Ayudamos a miles de personas a dejar su adicción al porno»