La Iglesia abrirá oficinas contra los abusos sexuales antes del 31 de mayo

En algunas se incluye la posibilidad de acompañamiento a la víctima


colpisa / madrid

Las diócesis españolas habrán de disponer antes del 31 de mayo de oficinas de atención a las víctimas de abusos sexuales perpetrados dentro la Iglesia católica. Estos centros tendrán que registrar las denuncias y enviarlas a la justicia civil, tal y como ordenó en su día el papa Francisco. El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE) , Luis Argüello, aseguró hoy que muchas de estas instancias ya están en funcionamiento y el resto lo harán «en las próximas semanas».

Según el portavoz episcopal, que ofreció una rueda de prensa al término de la asamblea plenaria, se trata de un paso más en el empeño de la Iglesia católica de atajar el escándalo de la pederastia en la institución eclesiástica. Con todo, Argüello descartó crear una oficina dependiente directamente del episcopado, en la calle Añastro de Madrid, a la vez que argumentó que las denuncias presentadas ante esta oficina no son incompatibles con las que se tramitan en los tribunales. Cuando se le preguntó con insistencia sobre el número de casos de abusos en la Iglesia española, el portavoz de la jerarquía eclesiástica admitió que lo desconocía. «No conozco el número total de denuncias en España. No es un deseo de no ser transparente, sino que francamente no lo sé», señaló.

Los despachos de atención a las víctimas son resultado del motu proprio pontificio Vos Estis Iux Mundi, un documento en el que Francisco estableció que el plan debía implementarse antes del 31 de mayo. «En muchas de estas oficinas se incluye la posibilidad del acompañamiento a las víctima», sostuvo Argüello, que puso como ejemplo el centro integral Repara de Madrid.

En la mayoría de las diócesis se optará por que sea el arzobispado el que centralice una oficina regional integral con mayores y mejores servicios, mientras que los obispados más pequeños cuenten con lo que Argüello denominó «enlaces» locales.

ideología y educación

Sobre el proyecto de reforma educativa del Gobierno, Argüello abogó por la legítima opción de los padres de elegir el tipo de educación para sus hijos. «Además de ascensor social, la escuela ha de enseñar que en la vida hay que «hincar los codos».«A veces parece que para subir, lo que se busca es bajar escalones y superar el curso académico con alguna asignatura pendiente», apuntó. Los obispos reiteraron hoy su oposición a la ideología de género y aseguraron que es necesario que se abra un debate que incluya a la Iglesia. «Necesitamos hablar de sexo y de la diferenciación sexual», planteó el secretario general. El obispo expresó hoy su radical discrepancia con la teoría 'queer', que sostiene que la identidad y la orientación sexuales son un contructo social. Este postulado es mantenido por grupos feministas que acudirán a las movilizaciones de este domingo, Día Internacional de la Mujer.

«Dentro del movimiento feminista se producen tensiones en su seno sobre este aspecto», argumentó. «A la hora de la promoción de la mujer, valoramos mucho la distinción entre varón y mujer. Determinadas propuestas de empoderamiento prescinden del significado de esta diferencia», sostuvo Argüello, para quien la identidad sexual »se recibe«, no se elige.

La Iglesia discrepa de quienes ven la «corporalidad como un territorio para ejercer la libertad, de suerte que sobre el género se pueda ejercer una especie de derecho de autodeterminación». Frente a este postulado, la jerarquía católica mantiene la dualidad entre hombre y mujer y aduce que la sexualidad es ajena al ejercicio autónomo de la voluntad. «A veces no somos capaces de explicar bien al significado que damos a la diferencia sexual, sin que se nos acuse de algún tipo de fobia».

Esta cuestión no se abordó en la reciente asamblea plenaria de obispos, pero a preguntas de los periodistas, Argüello hizo la siguiente reflexión: «A la Iglesia en ocasiones se nos sitúa en posicionamientos polémicos, pero es urgente abrir un debate cultural, social y antropológico», sobre todo a la vista de que España está asolada por lo que dio en llamar »invierno demográfico«.

consuelo frente al «virus del pánico»

Luis Argüello, cree que es importante «mantener los templos abiertos» aunque aceche el coronavirus, sin perjuicio de que la Iglesia católica acate y siga cumpliendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar la propagación del COVID-19. De hecho, ya muchas diócesis asumen la retirada del agua bendita para evitar el contagio y prefieren que no se besen las tallas de santos. Además, es preferible que en el saludo de la paz se sustituya el estrechamiento de la mano por un »gesto reverencial«. Además, antes de dar la comunión los sacerdotes se lavarán concienzudamente las manos.

¿Por qué las iglesias han de mantener las puertas abiertas? Porque así como durante la peste negra del siglo XIV los cristianos se ponían bajo la advocación de las vírgenes de las Angustias y de los Dolores para mitigar su ansiedad, ahora los creyentes, asediados por noticias falsas y la psicosis, pueden encontrar alivio en el recogimiento y la devoción para escapar del «virus del miedo». Sin desconfiar ni impugnar las soluciones que aporten los científicos, »la ciencia y la técnica no tienen última palabra sobre el significado de la existencia«.«No pensemos que la Virgen de las Angustias, la Virgen de la Piedad o de la Veracruz nos van curar de la enfermedad. Pero nos ayudarán a que el otro virus (el del pánico) encuentre su verdadero sitio. Al menos servirán para cultivar la confianza entre unos y otros».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Iglesia abrirá oficinas contra los abusos sexuales antes del 31 de mayo