Italia cierra sus escuelas y universidades

El Gobierno activa medidas para permitir que uno de los padres pueda faltar al trabajo y quedarse con sus hijos


Roma / Corresponsal

Las escuelas y universidades italianas permanecerán cerradas desde este jueves hasta el 16 de marzo. Así lo decidió este miércoles el gobierno de Giuseppe Conte para intentar atajar la propagación de la epidemia de coronavirus COVID-19, que ya ha alcanzado todas las regiones. Los muertos en el país son más de cien y los infectados, más de 3.000. Lombardía sigue siendo la región más afectada, con 73 fallecidos. El Ministerio de Sanidad apunta que se han curado 276 personas. Un total de 295 enfermos están en cuidados intensivos. Otros 1.346 están hospitalizados y 1.065 están en aislamiento en sus domicilios.

La ministra de Educación, Lucia Azzolina, explicó que la iniciativa se ha adoptado siguiendo el consejo del comité técnico científico que ha formado el Gobierno para afrontar la crisis. Para paliar los problemas que generará este inesperado regreso de los niños a casa, desde el departamento de Economía se están activando medidas para permitir que uno de los dos padres pueda ausentarse del trabajo para quedarse con sus hijos.

La preocupación se está extendiendo en el sector sanitario. Si la infección se sigue extendiendo a este ritmo de contagios, los hospitales italianos podrían tener problemas serios para poder atender a todos los casos que necesitasen respiración asistida por la insuficiencia de camas en las áreas de cuidados intensivos. La situación es extremadamente delicada en las llamadas «zonas rojas», los municipios que se mantienen aislados, y en general en regiones como Lombardía, Emilia Romaña y el Véneto.

Stefano Paglia, médico encargado de Urgencias de los hospitales de Codogno, uno de los focos del coronavirus, y de Lodi, explica así la situación: «En estos días estamos controlando minuto a minuto lo que ocurre para saber si el pico de la epidemia ha pasado o estamos aún al principio. Si los contagios continúan, será una situación muy difícil para los hospitales».

Además del cierre de todos los centros escolares, las recomendaciones dadas por el comité técnico científico aconsejan mantener una distancia con otras personas de al menos un metro y saludarse de lejos, sin besos, abrazos ni apretones de mano. Además se pide evitar lugares en los que puedan darse aglomeraciones de personas. Y se subraya que las personas con fiebre deben quedarse en casa. También tendrán que evitar salir de sus domicilios las personas sanas de más de 75 años y de 65 años si tienen alguna enfermedad. En todo el país se han suspendido diferentes eventos deportivos y los partidos de fútbol que ya estaban programados se celebrarán a puerta cerrada.

El impacto del coronavirus en Italia está siendo devastador, sobre todo para el turismo, que es clave en la economía del país. El sector prevé un descenso de 32 millones de turistas en el próximo trimestre, con pérdidas de 7.400 millones.

En Roma preocupan las cancelaciones de hoteles y apartamentos para este mes de marzo. «Tenía todo el mes reservado pero han anulado las reservas», cuenta Toni Lancieri, propietario de un apartamento de alquiler.

En Milán, la ciudad más afectada por el coronavirus, la situación aún es peor, aunque el alcalde Giuseppe Sala, intenta infundir optimismo a los ciudadanos: «Mis amigos de China dicen que están volviendo a la normalidad dos meses después del inicio de la epidemia». Pero muchos restaurantes, bares y comercios siguen vacíos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Italia cierra sus escuelas y universidades