Cuando el coronavirus te obliga a estar en cuarentena

El escritor Luis Sepúlveda, con coronavirus, coincidió en Póvoa de Varzim con la corresponsal de La Voz en Lisboa. Portugal confirma dos contagiados


Corresponsal en Lisboa

Entre el 18 y el 20 de febrero estuve en Póvoa de Varzim, cubriendo el festival literario Correntes d'Escritas, invitada por la organización, en el que participaron más de cien escritores ibéricos, latinoamericanos y africanos, entre los que se encontraba el autor chileno Luis Sepúlveda. Los escritores y periodistas nos alojamos en el mismo hotel, pasamos muchas horas juntos y compartimos mesa y mantel en el desayuno, comida y cena, porque así es el espíritu de Correntes.

El certamen se inauguró el día 19, con una conferencia a la que asistieron cientos de personas, incluido Sepúlveda y el arquitecto Álvaro Siza Vieira, y se clausuró el 25 de febrero, en el Instituto Cervantes de Lisboa. Sepúlveda permaneció en Póvoa de Varzim del 18 y al 23 de febrero. Dos días después de regresar en coche a Gijón con su mujer, se empezó a encontrar mal, con fiebre y mucha tos, por lo que fue primero a un centro privado y poco después fue trasladado a un hospital público, donde los análisis para detectar si tenía coronavirus dieron positivo. Su mujer no ha resultado infectada, está bien y los análisis han dado negativo. La coordinadora de Correntes d'Escritas, Manuela Ribeiro, ha confirmado a La Voz que Sepúlveda estaba con mucha tos cuando se despidió de él, el domingo día 23.

Los días siguientes, todos los participantes reanudamos nuestra vida normal, en nuestras respectivas ciudades y países de residencia, viajando sin restricciones, estableciendo los contactos diarios habituales en nuestro entorno profesional y personal, ajenos a lo que se avecinaba.

Ni la organización de Correntes d'Escritas ni la Dirección General de Sanidad portuguesa tuvieron conocimiento de que Luis Sepúlveda estaba infectado con coronavirus hasta el sábado 29 de febrero por la noche. «Fue el editor del escritor en Portugal quien nos avisó el día 29, a última hora, y rápidamente nos pusimos a trabajar para establecer el plan de contingencia del Ayuntamiento de Póvoa do Varzim y avisar a todos los que tuvieron un contacto directo con el escritor, tanto de la organización como del Ayuntamiento, del hotel y de los invitados al evento, para que llamaran al teléfono de la Dirección General de Sanidad, habilitado en Portugal, y a los de los diferentes países, para las personas que viven fuera», declara a La Voz Manuela Ribeiro.

Manuela Ribeiro, todo su equipo, las limpiadoras y personal del hotel que estuvieron con él, además de los periodistas que tuvieron un contacto directo con el escritor en Correntes d'Escritas, Miguel Szymaski -con el que participó en un programa de televisión semanal- y María João Costa -jefa de Cultura de Radio Renascença- se encuentran en cuarentena hasta finales de esta semana.

En mi caso, aunque no tuve contacto directo con Sepúlveda, ni compartí mesa y mantel con él como Szymaski, Ribeiro o Costa, estuve en Correntes y posteriormente con estas tres personas que sí tuvieron contacto con el escritor chileno, por lo que decidí llamar al 808242424, la línea habilitada por la Dirección General de Sanidad lusa. La enfermera que me atendió, tras hacerme una serie de preguntas personales y técnicas, a pesar de no tener fiebre o tos, me ha recomendado permanecer, por prevención, en casa hasta mañana por la mañana, tomarme la temperatura al menos dos veces al día, y, en caso de fiebre o tos seca continuada, entrar en contacto con ellos para determinar qué hacer a continuación.

Los dos primeros casos en Portugal

La ministra de Sanidad lusa, Marta Temido, confirmó este lunes los dos primeros casos de coronavirus en Portugal. El primero es un médico de 33 años, que viajó al norte de Italia, a finales del mes pasado por trabajo, y está internado en el Hospital Santo António de Oporto. El segundo, un hombre de 60 años, que estuvo en Valencia hace unos días y está hospitalizado en el Centro Hospitalario São João, también de Oporto. Ninguno de los dos casos revisten gravedad.

En Italia, a un metro de distancia por decreto ley

LA VOZ

El Gobierno italiano divide el país en tres zonas de riesgo de coronavirus, cada una de ellas con sus respectivas recomendaciones

Los restaurantes, bares y pubs de las zonas italianas más afectadas por el coronavirus solo podrán abrir si sirven en las mesas y eliminan el servicio de barra. Además, deben garantizar que los clientes puedan mantener una distancia entre ellos de, al menos, un metro. 

Solo es una de las medidas que contiene el nuevo decreto aprobado por el Gobierno italiano que, además, prorroga al menos hasta el 8 de marzo el cierre de comercios, museos y escuelas en los once municipios más afectados por el coronavirus, en las regiones de Lombardía y Véneto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Cuando el coronavirus te obliga a estar en cuarentena