El misterio del «paciente 0» que contagió al infectado sevillano

U.R. LA VOZ

SOCIEDAD

El trabajo de investigación para llegar al origen ha llevado a las autoridades sanitarias hasta una pareja de asiáticos

28 feb 2020 . Actualizado a las 21:54 h.

El llamado «paciente cero» de Sevilla podría ser una pareja asiática con la que el primer contagiado de coronavirus en Andalucía habría tenido contacto a finales de enero en Málaga. 

Desde que Miguel Ángel Benítez, de 62 años, ahora en aislamiento en el Hospital Virgen del Rocío, dio positivo en COVID-19, la búsqueda sobre el origen de su contagio ha sido una prioridad. Él no había hecho ningún viaje fuera de España recientemente. Tampoco había tenido un contacto claro con personas de China o Italia. 

Comenzó a sentirse mal el pasado 10 de febrero, tres días después empezó con la fiebre. Los antitérmicos no funcionaron así que se quedó en casa. La cosa empeoró con el paso del tiempo. Un médico de cabecera le visitó en su propio domicilio. Allí vio que tenía placas, así que le recetó antibióticos. El día 20, la fiebre seguía siendo muy alta, así que se fue al hospital Virgen del Rocío. Después de un día en observación lo trasladaron a planta. Su estado mejoraba un poco, pero los expertos no encontraban el origen de su enfermedad a pesar de las pruebas. Durante todos esos días, mantuvo contacto con personal médico y familiares. El 25 de febrero el protocolo del COVID-19 cambió y a él le hicieron los test del coronavirus. 

Contra todo pronóstico, dio positivo. Se convirtió en el primer caso confirmado en Andalucía y también en el primer caso de contagio interno en nuestro país. 

El problema... el origen. Desde entonces, el objetivo ha estado en retroceder y recordar cada uno de sus movimientos. Hace más de tres semanas estuvo en una reunión laboral en Málaga. Hasta ahí se ha llegado. 

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ha asegurado que actualmente se mantiene en estudio a tres personas relacionadas con el paciente. Forman parte de la «cadena de trazabilidad» del ingresado en Sevilla, un caso en el que «se ha llegado al punto de inflexión tras un arduo trabajo». De hecho, la investigación se ha remontado hasta el contacto que tuvo este a finales de enero con una pareja asiática en Marbella (Málaga). «Estamos pendientes de los que en ese tramo han tenido algún tipo de sintomatología o neumonía», ha asegurado. 

Según matiza, «además de esto, hay algún que otro contacto del que se está también pendiente, pero que son importados y están perfectamente controlados, procedentes por ejemplo de Milán y que están pendientes de confirmación».

Así que la principal hipótesis es que el sevillano estuviera en contacto con lo que denominan «contagiante de contagiante» y que la pareja asiática pueda ser el origen.