Harvey Weinstein, violador pero no depredador

El juez decidirá el 11 de marzo la pena, que será entre 5 y 29 años de cárcel; al no ser considerado un depredador por el jurado se libra de la perpetua

Europa Press

Nueva York / E. Especial

Harvey Weinstein, el todopoderoso productor de Hollywood durante las últimas tres décadas, fue declarado culpable este lunes de dos de los cinco delitos de abuso sexual por los que fue juzgado por un tribunal de Manhattan. El jurado, compuesto por siete hombres y cuatro mujeres, lo consideró culpable de un acto sexual criminal en primer grado por forzar a la asistente Mimi Haley, a practicarle sexo oral en el 2006 y una violación en tercer grado contra la aspirante a actriz Jessica Mann, en el 2013.

El acusado, de 67 años, se enfrenta así a una pena de entre cinco y 29 años de cárcel. El juez James Burke dictará sentencia el próximo 11 de marzo. Tras el veredicto del jurado, Weinstein quedó bajo custodia policial en los juzgados de Nueva York, pendiente de su traslado a prisión.

Tras más de 26 horas de deliberación, el jurado descartó, sin embargo, la violación en primer grado de Mann, así como los dos cargos que incluían  la supuesta violación hace casi 30 años de la actriz Annabella Sciorra, una de las protagonistas de la popular serie Los Soprano.

Esta decisión descarta el comportamiento «depredador» del productor que la acusación pretendía probar en el proceso, lo que le evita una condena a cadena perpetua.

«Este es un nuevo día para las mujeres víctimas de acoso sexual», declaró el fiscal de Nueva York Cyrus Vance, tras conocer el fallo, en una declaración a las puertas del juzgado. «Es un mensaje para los mujeres. A partir de ahora los fiscales y la justicia os vamos a creer», añadió el representante de la acusación pública contra el productor.

A pesar de que el juez había advertido al jurado de que el veredicto no iba a suponer un referendo al movimiento #MeToo, la decisión fue recibida por los defensores de las víctimas de abuso sexual, así como el propio fiscal como un antes y después al tratamiento de estos casos por parte de la justicia. «Nos ha costado años de vaciar nuestros pulmones a gritos, incontables lágrimas para recuperarnos de los traumas y continuas movilizaciones», celebraron a través de Instagram las portavoces de la Womens March, movimiento de protesta surgido en el 2016, tras la llegada a la presidencia de Donald Trump, que catapultó el nuevo movimiento feminista. «Desafortunadamente, este caso no será el último», advirtieron.

La expectación era máxima. Profesionales de medios de comunicación de todo el mundo se arremolinaron ante las puertas del juzgado de para conocer la sentencia. Weinstein se declaró en todo momento no culpable de las acusaciones y se negó a declarar durante el juicio. El productor siempre ha mantenido que las relaciones fueron consentidas. Desde que el periódico The New York Times y la revista New Yorker destaparon sus abusos a finales del 2017, más de cien mujeres han acusado al productor de sobrepasarse con ellas.

Ahora esperará en la cárcel al desenlace de otras dos acusaciones presentadas por la Fiscalía de Los Ángeles por violación y agresión sexual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Harvey Weinstein, violador pero no depredador