«En la ESO me esperaban al salir de clase para darme palizas»

José Manuel Lamas, que sufre síndrome de Asperger, acabó Ingeniería de Caminos y prepara oposiciones, sufrió acoso y pide igualdad laboral con los neurotípicos


José Manuel Lamas, Pepo para los amigos, tiene una sonrisa y una mirada tan francas que resulta difícil imaginar quién querría hacerle daño. El diagnóstico de su síndrome de Asperger le llegó tarde, con más de veinte años, y hasta ese momento tuvo que enfrentarse como pudo a la vida y encaró con valentía los golpes que le tenía reservados. Y no fueron pocos. Sobre todo en la adolescencia.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

«En la ESO me esperaban al salir de clase para darme palizas»